“YO NO ELEGÍ TENER CÁNCER, PERO ME TOCÓ” DICE STELLA MARIS SILVA. PACIENTE ONCOLÓGICA CLAMA POR SU MEDICACIÓN QUE NO LE ENTREGA SALUD PUBLICA.


PACIENTE ONCOLÓGICA CLAMA POR SU MEDICACIÓN QUE NO LE ENTREGA SALUD PUBLICA.“YO NO ELEGÍ TENER CÁNCER, PERO ME TOCÓ” DICE STELLA MARIS SILVA

En el largo transitar de nuestra vida hasta el final, los seres humanos hacemos lo que podemos por pelear cada circunstancia. Preferimos plantarnos de pie ante las adversidades, aunque más de una vez los golpes nos pongan de rodilla. Es en ese momento donde empiezan a flaquear las fuerzas y las convicciones, en donde todas las respuestas sin preguntas, nos atropellan de golpe. Solo sirve levantarse y seguir luchando.
La voz de Stella Maris Silva, tiembla en el teléfono y el interlocutor adivina que sus palabras se debaten entre la lágrima y el grito angustioso. La primera frase noquea con contundencia. “Soy una paciente oncológica. Soy una paciente con cáncer”. Y a partir de allí, la charla no ya no fue la misma.
Stella se comunicó con la mañana de LU15 para compartir su angustia al aire. “Me operaron, hice quimioterapia, radioterapia, todo lo que implica un tratamiento de cáncer” cuenta, y hace una pausa para tomar aire, antes de agregar que “Yo no elegí esta enfermedad, nadie la elige, pero a mi me tocó”
La mujer padece cáncer y le recetaron una medicación que le entregan en la Farmacia del Hospital Zatti cada dos meses. Hasta ahora.
“Los médicos me recetaron una pastilla que debo tomar durante cinco años y me la dan en el hospital cada dos meses. Cuando fui a buscarla me dijeron que no la tenían. Que está pedida pero está en proceso de compra. ¿No les alcanzó dos meses para adquirirla?” pregunta.
En su misma situación hay varios pacientes del interior de la provincia que también requieren medicación oncológica y tampoco la encuentren que llegue su momento de tomarla.
Stella Maris cuenta que el Ministerio de Salud rionegrino es el encargado de licitar y adquirir las partidas que se entregan a todos los pacientes que acuden a la medicina pública
Se desconoce si el atraso en la entrega de la medicación oncológica es un hecho aislado, producto de un problema administrativo u obedece a problemas presupuestarios que demoran las licitaciones de remedios.
La desesperación de Stella Maris es comprensible. Las personas sanas miden sus vidas en términos de días, meses y años. Los pacientes oncológicos deben atesorar cada minuto, cada bocanada de aire, cada latido del corazón como un avance más hacia la vida.
Los tiempos burocráticos no se llevan bien con los tiempos humanos. La persona que sufre, siente cada día de demora como una eternidad. A los funcionarios, que no funcionan, eso los tiene sin cuidado. Total, el que sufre es otro.
Sin resignación que valga y a punto de estallar en llanto, Stella Maris Silva dice “entiendo toda esta situación como un abandono de persona” y hace un llamado público, una suplica desgarradora a quienes pueden ayudarla.
“Apelo al gobernador, al ministro, al intendente que también está enfermo de esto y tiene que tirar para el lado de los que están como el” dice finalmente.
Su dignidad la mantuvo firme durante la charla radiofónica, pero igual se quebró en llanto luego de despedirse al aire. Todas y cada una de las lágrimas de Stella Maris son de usted y nosotros. Como todas las puteadas son para aquellos que juegan con el tiempo de la gente que no tiene tiempo.
¿Alguien se hará cargo de solucionar esta situación?.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.