WIFI: “Colgate de ésta”, contraseña: “cabezeame el pupu”


“Colgate de ésta” y “cabezeame el pupu”, el particular wifi de la comisaría de Corzuela en el Chaco.
El comisario Héctor Avalle, jefe de la unidad, sumó un nuevo sumario. A la investigación de la fuga de Gustavo Florentín y Roberto Días le sigue otro por la denominación de la red de internet y la clave de acceso a ésta.

La Jefatura de la Policía del Chaco decidió separar del cargo al comisario Héctor Avalle, jefe de la comisaría de Corzuela, y a tres de los efectivos de su dotación tras la fuga de Gustavo Florentín y Roberto Díaz.

Florentín integraba una banda delictiva con varios familiares y policías de Las Breñas y Charata, y tras fugarse de la comisaría de Las Breñas en enero pasado protagonizó un violento robo. Fue recapturado un mes después en la ciudad santiagueña Sachayoj, y horas más tarde fueron detenidos cinco policías acusados de integrar la banda y de facilitar su fuga.

Por eso, en esta oportunidad la Jefatura ordenó rápidamente la intervención del Órgano de Control Institucional (OCI) para determinar si hubo algún tipo de connivencia policial en las fugas.

En eso estaban los investigadores que, cuando se constituyeron en la comisaría de Corzuela y requirieron los datos de acceso a la red inalámbrica de internet de la dependencia, lo que les fue provisto. Usuario: “Colgate de ésta”, y Clave: “Cabezeame el pupu”.

Esto, para los oficiales que fueron sin ánimo de hacer amigos, significó una especia de afrenta que ameritó la apertura de un nuevo sumario para encontrar al cerebro creativo de la unidad.

Así lo informó a la superioridad el comisario principal Carlos Garlarza, director de Zona Interior Charata.

Pero el detalle de la denominación ramplona no sería todo. Ahora se busca determinar si personas ajenas a la institución policial hicieron uso de la señal, y no sólo se apunta a vecinos de la comisaría sino que se cree que ésta también era de conocimiento de los detenidos.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.