VIOLARON A UNA JOVEN EN UN LOCAL ABANDONADO DEL CENTRO DE BARILOCHE. EL AGRESOR ES PORTADOR DE UNA GRAVE ENFERMEDAD SEXUAL Y NO USO PROTECCIÓN.


VIOLARON A UNA JOVEN EN UN LOCAL ABANDONADO DEL CENTRO DE BARILOCHE. EL AGRESOR ES PORTADOR DE UNA GRAVE ENFERMEDAD SEXUAL Y NO USO PROTECCIÓN

Una joven barilochense sufrió una agresión sexual en un local abandonado de la calle Mitre al 700 de la localidad cordillerana. El ataque fue advertido por una persona que llamó al 911 y con la llegada de la policía se logró la detención del violador. El hombre sería portador de una grave enfermedad de transmisión sexual y no habría usado protección para alcanzar su cometido.
El aberrante ataque sexual sucedió en la mañana del sábado, en un local abandonado de la calle Mitre donde otrora funcionara un boliche y pub. En el lugar, la joven fue sometida hasta que la rescataron los policías quienes la trasladaron al hospital de Bariloche.
La fiscal Betiana Cedrón de la justicia de Bariloche impuso al acusado de los cargos en su contra que se encuadran en “abuso sexual agravado con acceso carnal”. La funcionaria judicial también hizo referencia que el hombre es portador de una enfermedad de transmisión sexual grave y no uso protección alguna para cometer el abuso.
Según trascendió la joven estaba en un local nocturno ubicado en el Bariloche Center y en determinado momento se quedó sola pues su acompañante fue retirado por la policía por cometer desmanes en el lugar. Esa fue la ocasión en que el agresor, conocido de la mujer, se ofreció a acompañarla a su casa. Cuando caminaban a la altura de calle Mitre al 700 la forzó a entrar en un lugar abandonado donde la violó, aprovechándose de la vulnerabilidad de la joven que había consumido alcohol.
El violador compareció ayer ante el Juez de Garantías Juan Martín Arroyo, quien hizo lugar al pedido de la fiscalía y dictó la prisión preventiva para el acusado quien quedó preso en la cárcel nro. 3 de Bariloche.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.