Viedma: juraron nuevos profesionales para el Juzgado de Familia Nº 5 y Nº 7


La Jueza del STJ, Adriana Zaratiegui, tomó juramento de Ley a las Licenciadas María Valeria Curzi y Diana Graciela Delucchi quiénes desempeñarán sus funciones en el Equipo Técnico Interdisciplinario del Juzgado de Familia Nº 5 y el Licenciado Denis Gabriel Pavelka y la Licenciada Elizabeth Carmen Chambí Aguanta quiénes desempeñarán sus funciones en el Equipo Técnico Interdisciplinario del Juzgado de Familia Nº 7; ambos Juzgados con asiento en funciones en la ciudad de Viedma.
María Valeria Curzi y Diana Graciela Delucchi fueron designadas para desempeñar funciones en el cargo de Psicólogas. Por otra parte, en el caso de Elizabeth Carmen Chambí Aguanta fue designada para desempeñar sus funciones en el cargo de Asistente Social y Denis Grabriel Pavelka fue designado para desempeñar sus funciones en el cargo de Psicopedagogo.
Luego de prestar juramento, Adriana Zaratiegui les dio la bienvenida al Poder Judicial de Río Negro y les dijo “se incorporan nuevos profesionales, un equipo tan importante, una deuda que tenía el Poder Judicial sobre todo en estos tiempos, donde ha habido 19 femicidios en 17 días. Este flagelo de la violencia que empieza por la violencia doméstica, por la violencia familiar, que no se puede minimizar, es un asunto público en esta sociedad lamentablemente machista que todavía tenemos y donde la violencia es una expresión más de la discriminación contra la mujer”
Además, la Jueza del STJ destacó “es importantísima la función que va a cumplir el equipo, lamentablemente a nosotros nos llegan los hechos ya consumados, pero podemos prevenir hechos mayores. El femicidio muchas veces empieza en la violencia doméstica. Así que contentos de tener un arma más para luchar contra el flagelo. Les deseo lo mejor, el éxito en la tarea, que para ustedes sea un orgullo trabajar en el Poder Judicial y para nosotros, también, un orgullo tenerlos con nosotros”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.