VIEDMA: FUE EN EL BARRIO GUIDO: LO ASALTARON POR 250.000 PESOS Y SE LLEVARON UN BOTÍN “DIVINO”.


VIEDMA: FUE EN EL BARRIO GUIDO: LO ASALTARON POR 250.000 PESOS Y SE LLEVARON UN BOTÍN “DIVINO”.

A veces la crónica policial reseña hechos que, por su desarrollo, podrían ser argumento de una comedia de enredos. Si se le quitan los ingredientes dramáticos (amenaza con armas, robo calificado, etc) lo que queda son situaciones bizarras que hasta pueden provocar una sonrisa.
Un hombre de Puerto Madryn, que se desempeña en barcos pesqueros, cometió el peor error que pueden tener los incautos: confió en la veracidad de las redes sociales y fue victima de robo cuando arribó a Viedma para comprar un auto ofrecido por Facebook.
La víctima, un marinero de 35 años, se enteró por la red social de la venta de un Chevrolet Cruze en 250.000 pesos aquí en Viedma, y como le pareció un precio justo, pautó un encuentro con el vendedor.
Al llegar en micro a la capital provincial, cerca de las 21 hs. del martes, llamó por teléfono al poseedor del rodado, quien había prometido que lo iba a esperar en la terminal para concretar la operación. El estafador le dijo que estaba retrasado y que se dirigiera a su domicilio, en donde lo aguardaba con el auto y los papeles. El desprevenido partió hacia una de las escaleras del B° Guido.
Desconociendo el lugar y con la confianza a flor de piel, el incauto llegó a ese barrio, portando una mochila negra, cerca de las 22 hs.
Lo que sigue ya es conocido: al bajar del taxi, fue abordado por dos individuos que salieron de las sombras y lo apuntaron con un arma de fuego reclamándole el dinero que portaba para realizar la operación comercial, o sea, el cuarto de millón de pesos. La pobre víctima se despojó de la mochila y los inexpertos ladrones salieron huyendo por los pasillos del Guido, festejando su botin.
El agredido hizo la denuncia en la comisaría del sector y al preguntarle sobre el contenido de la mochila el hombre puntualizó: Un jugo de pomelo, marca Aquarius y un libro de tapas negras con letras doradas que dicen “Santa Biblia”. Los 250 mil pesos quedaron a salvo porque los llevaba entre sus ropas, y los ladrones nunca lo revisaron.
Una digresión: más de uno pagaría para ver las caras de los ladrones en el momento de abrir la mochila buscando el dinero y encontrarse con la palabra de Dios.
Fue una clara muestra que la justicia divina existe…y a veces se aplica en Viedma.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.