VIDEO. SALIERON DE PESCA Y RESCATARON UN ÑANDÚ EN EL MEDIO DEL MAR. FUE A 3000 METROS DE LA COSTA EN BAHÍA SAN BLAS.

VIDEO. SALIERON DE PESCA Y RESCATARON UN ÑANDÚ EN EL MEDIO DEL MAR. FUE A 3000 METROS DE LA COSTA EN BAHÍA SAN BLAS.

El mar, en su inmensidad es una fuente permanente de sorpresas para los seres humanos. En el mar puede pasar cualquier cosa. No es raro cruzarse alguna ballena, ver algún pez descomunal que no pica ni por equivocación. Algunos marineros hablan de sirenas, tritones, serpientes marinas. Hay quienes juran haberse encontrado con tiburones de tamaño gigante o con cocodrilos de agua salada, lejos de su hábitat usual. Todo es posible en la inmensidad, entre las olas: lo que es improbable, casi imposible, es encontrar un ñandú nadando al lado del bote de pesca. Dicen que los pescadores son mentirosos e inventan historias, pero esta vez salvaron al ave de ahogarse, y lo cuentan.

José Luis Garcia Pergañeda, patrón de la embarcación de pesca “Don Pepe”, que opera habitualmente en  Bahía San Blas, tiene más de 20 años de experiencia y cientos de historias que contar. “Hemos tenido muchas situaciones. Una vez tuvimos que rescatar a un padre con un nene, en medio de una tormenta, cuando navegaban con un kayak” cuenta.

El pescador profesional dice que nunca le tocó encontrarse con un avestruz nadando a 3000 metros de la costa, que corría peligro de ahogarse.

“El martes al mediodía, íbamos a pescar con un grupo de cordobeses de Río Cuarto y mientras navegábamos me pareció ver algo raro en el mar, que nadaba en círculos. Frené y le dije a los que me acompañaban que era un avestruz y entre todos decidimos rescatarlo, porque sinó se iba a morir. Lo levantamos al bote y lo bajamos en la costa, donde se recuperó” señala Garcia.

Las enciclopedias dicen que el ñandú común, choique común o suri común (nombre científico Rhea americana) “se trata de un ave corredora, incapaz de volar, adaptada principalmente a las llanuras, aunque algunas subespecies se encuentran en zonas de parque cuasi-selvático, y otras se encuentran en regiones bastante montañosas o, en todo caso, de mesetas”. En ningún lugar dice que nadan por el mar creyéndose cisnes.

José Luis Garcia Pergañeda, desde su embarcación “Don Pepe” especula sobre la presencia del animal, flotando entre las olas. “Estábamos a 3000 metros de la costa. Yo estimo que el ñandú estaba en una isla frente a la que pasamos y debe haber escuchado ruido de otros avestruces, por eso se largó al agua” señala el salvador del ñandú.

 

 

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.