Victor Santa María: otro sindicalista en la mira de la justicia por corrupción


La lista de sindicalistas presos por corrupción sigue creciendo y parece que no se va a detener. A José Pedraza (Ferroviarios), el “Caballo” Suárez (SOMU), el “Pata” Medica (UOCRA ) y Marcelo Balcedo (SOEME), podría sumarsele pronto un icono del sindicalismo kirchnerista y antimacrista, Víctor Santa María, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH).

La UIF (Unidad de Información Financiera), detectó que el gremialista habría realizado algunas operaciones comerciales con firmas vinculadas a empresarios como Andrés Leonardo Stangalini y Damián Fernando Bila con “fines ajenos a la actividad sindical”.

El organismo ya le entregó al juez Claudio Bonadio un estudio que asegura que SUTERH y la Federación Argentina de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (FATERYH) le pagaron a la empresa Construcciones Algol S. A., de Stangalini, un total de $50.828.912 por sus servicios.

La denuncia sostiene que gran parte de ese dinero terminó luego en cuentas de instituciones relacionadas a Santa María, como el Club Sportivo Barracas, del cual el sindicalista es presidente.

Pero además el organismo contralor de los moviviemtos sospechosos de fondos detecto que Santa María le transfirió desde una cuenta que tendría en Suiza casi 2 millones de dólares a su madre, Prostasia López, para que la jubilada de 82 años pudiera blanqueara en el Régimen de Sinceramiento Fiscal que abrió el Gobierno de Macri el año pasado.

La UIF explica que el patrimonio total que la familia Santa María tendría en el extranjero superarían los 12 millones de dólares, mientras que el dirigente sindical tendría personalmente unos 6 millones de esa moneda.

Para ser un hombre relativamente joven que hasta no hace mucho tiempo era portero de un edificio, semejante fortuna será difícil de justificar.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.