UNA LAPIDA EN LA VEREDA. MACABRO HALLAZGO EN UN BARRIO DE CIPOLLETTI


Una vereda cualquiera del Barrio Villarino de Cipolletti apareció ayer “adornada” con un objeto insólito: una lápida, con la correspondiente inscripción, que alentó las teorias más disparatadas de los vecinos. Macabra y ridícula, la situación solo pudo ser explicada con el correr de las horas: los familiares habían comprado una lápida nueva para el muertito y la vieja la dejaron en la vereda para que se la lleva el recolector de residuos.
De granito y con un peso importante, el recuerdo mortuorio apareció apoyada en un palo de luz en una vereda de la calle Arenales de Cipolletti. La primera especulación fue que se trataba de un robo pero el peso de la lápida desestimó rápidamente esa idea. Otros pensaron en una broma de mal gusto.
Finalmente, a través de las redes sociales, se indicó que la lápida había sido desechada por la familia del occiso quienes compraron e instalaron una nueva. Resta saber quien fue el desamorado que dijo “dejemosla tirada en la vereda, que alguno se la va a llevar”.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.