UN “FLOR DE DELINCUENTE”. FUE A ROBAR A UNA FLORERÍA Y LO DESCUBRIERON ENTRE MALVONES Y GERANIOS.


UN “FLOR DE DELINCUENTE”. FUE A ROBAR A UNA FLORERÍA Y LO DESCUBRIERON ENTRE MALVONES Y GERANIOS.

Hay gente que no aprende a vivir en libertad. Las celdas y las rejas tienen para ellos tal fascinación que una y otra vez vuelven al encierro, a ese lugar donde conocen los códigos y se “sienten alguien” con fama ganada a fuerza de delitos. Es el caso de un sujeto de 42 años, llamado Gabriel Alejandro Arévalo Loncón, recién salido de la cárcel de Bahía Blanca hace nada mas que una semana y que anoche fue detenido cuando intentó robar en una florería céntrica. A este “flor de delincuente” lo hallaron escondido entre malvones y azucenas, tratando de pasar desapercibido detrás de una magnolia.
El sitio digital LaBrujula24.com destaca que “la policía arrestó anoche a un peligroso delincuente que entró a robar en una florería de calle Estomba al 200. Se trata de un sujeto llamado Gabriel Alejandro Arévalo Loncón, quien había salido del penal de Villa Floresta hacía apenas una semana”
La crónica periodística en sitio bahiense destaca que “pocos minutos antes de la medianoche, llamado al 911 dio aviso de que el frente del local estaba destruido. Era evidente que alguien había entrado a robar, previo haber roto los vidrios de la puerta del frente. Llegaron los efectivos y, lo primero que pensaron, era que el malviviente se había escapado. Pero no fue así, porque segundos más tarde encontraron a Loncón escondido detrás de las plantas. Quería camuflarse para pasar inadvertido”
El individuo detenido tiene un nombre habitual en las crónicas policiales. Se recuerda que en marzo pasado, mientras cumplía una condena, se fugó del hospital Municipal de Bahía Blanca, donde llegó trasladado para atenderlo por haber ingerido, aparentemente, una hojita de afeitar.
En plena fuga publicaba sus “hazañas” y se burlaba de las autoridades a través de las redes sociales. A los pocos días fue recapturado y llevando a la cárcel. El mismo lugar que conoce y visitará nuevamente en las próximas horas, haciendo realidad el mito literario del “eterno retorno”.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.