“Un día de furía” en las oficinas del IPROSS, describe la violencia social que deben soportar los empleados de atención al público

Hoy al medio día, una madre con sus hijas irrumpió en las oficinas del IPROSS en Cipolletti con suma violencia, amenazando a la delegada y a la auditora médica con tomarlas a golpes si no enviaban una ambulancia a su casa. Las empleadas debieron ser protegidas por autoridad policial que contuvo el incidente.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.