“Un día de furía” en las oficinas del IPROSS, describe la violencia social que deben soportar los empleados de atención al público


Hoy al medio día, una madre con sus hijas irrumpió en las oficinas del IPROSS en Cipolletti con suma violencia, amenazando a la delegada y a la auditora médica con tomarlas a golpes si no enviaban una ambulancia a su casa. Las empleadas debieron ser protegidas por autoridad policial que contuvo el incidente.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.