Tenia cédula verde trucha, escapo y lo agarraron


Un sujeto que circulaba en un automóvil y que había burlado un control de rutina fue detenido por personal de la comisaría 38ª de Viedma y puesto a disposición de la justicia rionegrina durante la mañana del pasado lunes, cuando por el mismo procedimiento, efectivos de la Policía sufrieron agresiones.

Se puso en conocimiento de las unidades que un automóvil Volkswagen Bora conducido por un hombre que poseía una cédula verde apócrifa se había dado a la fuga cuando se le dio la orden de detenerse.

Se iniciaron actuaciones y se dio intervención al Juzgado Federal con asiento en la capital rionegrina, cuyas autoridades impartieron directivas.

En tal sentido, vale destacar que se procedió al secuestro del vehículo y tarjeta verde; como así también se realizó una notificación con las actuaciones del ciudadano. También dejaron constancia que al momento de hacer saber el hecho en que incurría el imputado se dio a la fuga, por lo que hubo que solicitar colaboración al personal de la Unidad 38 del barrio Lavalle. Los uniformados de esta unidad procedieron al secuestro del rodado y la aprehensión del conductor, de 25 años, lográndose dar cumplimiento de la diligencia solicitada por el Juzgado interviniente.

El conductor fue detenido en la calle 10, tras un procedimiento cargado de violencia, donde familiares y amigos del individuo agredieron verbal y físicamente a tres suboficiales que cumplían con su tarea.

Personal del Cuerpo de Seguridad Vial se hizo cargo de la continuidad del procedimiento original, trabajando en el lugar la Unidad Personal de Verificación de Automotores, Criminalística y División Canes.

Tanto el detenido como el vehículo secuestrado quedaron a disposición del Juzgado Federal, en la causa que instruye el Cuerpo Seguridad Vial. Paralelamente se inició una causa judicial por los delitos de lesiones, amenazas, atentado y resistencia a la autoridad y daño.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.