Se cae la estrategia judicial que pretendía habilitar la Planta Nuclear


El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia de Río Negro rechazó “por improcedente” la acción promovida el vicino barilochense Antonio Osvaldo Sánchez, de inconstitucional de la ley antinuclear sancionada el 1 de septiembre pasado por la Legislatura.

Sánchez pretendía que el STJ declare inconstitucional la ley, para que se posibilite de inmediato la rehabilitación y la continuidad del proyecto de la central nuclear, que se iba a construir con financiamiento de China, en la provincia. Y un sector de la política rionegrina, favorable a la instalación de la Planta, tenía, cuanto menos, puesta sus esperanzas en dicho planteo judicial.

Pero el Procurador General subrogante, Marcelo Alvarez, dictaminó que Sánchez no se encontraba legitimado para actuar y el STJ ratificó dicho dictamen.

“En nuestro sistema de control constitucional no sólo puede declararse inconstitucional una norma de oficio, sino que todo magistrado que se encuentre ante la mencionada vulneración, deberá hacerlo”, afirmó la jueza Piccinini.

En otro párrafo expresa que “resulta también impreciso el perjuicio generado como consecuencia de la presunta violación del orden jurídico -alegando la genérica afectación del interés público nacional y violación de los derechos consagrados en los artículos 67 a 69 de la Constitución Provincial”.

“La parte que solicita la declaración de inconstitucionalidad de una ley debe probar no sólo que la misma es inválida, sino también que le causa un perjuicio directo, o que está en peligro inmediato de sufrirlo como resultado de su aplicación, y no meramente que lo sufre en forma indefinida”, afirmó la jueza del STJ.

“Corresponde resaltar la presunción de validez que subyace en la ley, al ser la expresión de la voluntad soberana y el simple artilugio de interponer un mandamiento de prohibición obviaría su aplicación -lo que es sinónimo de una derogación temporal- de una norma que es de aplicación directa de la Constitución, con la consiguiente intromisión de un Poder en lo que es propio de otro”, advirtió Piccinini.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.