SAN ANTONIO OESTE LA ACTIVIDAD DE LOS BUZOS MARISQUEROS EN RIESGO POR TRABAS BUROCRÁTICAS DE PREFECTURA NAVAL


SAN ANTONIO OESTE LA ACTIVIDAD DE LOS BUZOS MARISQUEROS EN RIESGO POR TRABAS BUROCRÁTICAS DE PREFECTURA NAVAL

La pesca artesanal que realizan los buzos marisqueros en todo el litoral marítimo patagónico es una actividad que tiene su historia y que brinda un modo de vida para decenas de familias. Actualmente en la zona de San Antonio Oeste se estima que hay unas 40 personas capacitadas para realizar esta actividad económica, pero hoy están parados por trabas burocráticas que no les permiten desarrollar la actividad.
Un accidente mortal registrado hace dos años en proximidades de la playa de Las Conchillas, hizo que se pusiera un ojo estricto sobre la actividad artesanal, con máximas exigencias en los controles laborales,
Los diarios de la época reseñaron el accidente señalando que “un joven de 17 años identificado como Cristian Lagos murió cuando buceaba a bordo de una lancha de pesca artesanal, en busca de mariscos del tipo panopea, a varias millas náuticas de la costa, a la altura del parador Los Caracoles del balneario La Conchilla, ubicado poco antes del ingreso a esta villa portuaria. Se presume que el chico sufrió una descompensación”.
Desde ese momento, la Prefectura Naval intensificó los controles, obligando a quienes practican este tipo de pesca, a realizar estudios médicos anuales para lograr su habilitación. Y los estudios deben hacerlos en Puerto Madryn o Viedma.
Se estima que “cada control físico que deben hacer de manera obligatoria les cuesta a los buzos marisqueros entre 7 y 8000 pesos, mas el costo del viaje a Puerto Madryn o Viedma, donde tienen que consultar a un médico de Prefectura el cual habilita o no a trabajar en la temporada”.
El problema es que, el profesional habilitante no siempre está disponible para atenderlos. “El que tengo que ver yo ahora está embarcado y me fueron pasando el turno para adelante” cuenta Andrés Ortiz, un buzo marisquero que hace ingentes esfuerzos para desarrollar su actividad de manera legal. Pero las trabas burocráticas no le permiten vivir de su trabajo.
En dialogo con José Repucci, corresponsal de LU15 en San Antonio Oeste, el buzo marisquero cuenta que “yo tengo mis estudios clínicos, pero ahora no hay medico para atendernos. El que nos recibe a nosotros, que es un medico hiperbárico está embarcado y nos pasan de fecha en fecha para atendernos y darnos la habilitación”.
Andrés Ortiz agrega que “los buzos, si no tenemos todo al día, no podemos embarcar porque Prefectura pide un despacho mensualmente y hay que presentar todos los estudios al día. Si te falta eso no podes salir a trabajar legalmente”.
Las demoras para conseguir la habilitación son ajenas a su voluntad, a ello deben sumarle que tienen que trasladarse lejos de SAO para hacer los estudios médicos.
“Desde San Antonio tengo que viajar a Viedma a hacerme un electrocardiograma porque en SAO me cuesta 3000 y en la capital de la provincia, 1400 pesos a lo que hay que sumar los gastos de viaje” señala Ortiz quien espera que esta situación de Prefectura se solucione rápidamente porque tienen necesidad de embarcarse para recolectar mariscos que les permitan arrimar un ingreso decoroso a sus castigadas economías.

¿QUE ES UN BUZO MARISQUERO?

La Asociación Argentina de Buzos Profesionales explica la actividad. “En gran parte de nuestro litoral marítimo patagónico existe un sector de la Pesca Artesanal que se dedica a la extracción de moluscos bivalvos (mariscos) a través del buceo. La categoría de “pesca artesanal” comprende los recolectores costeros y todo tipo de extracción de productos con embarcaciones que no superan los 10 mts de eslora. En estas precarias embarcaciones se hacen a la mar buzos comúnmente denominados “buzos marisqueros” con la finalidad de recolectar del fondo especies como vieiras, cholgas, mejillón, almeja, panopea, caracoles y navajas. Con el propósito de comercializarlos, siendo esto su fuente de sustento”
Agrega que “algunos de estos productos como la vieira, mejillón y panopea se extraen buceando entre los 20 y 40 mts de profundidad, la temperatura del agua disminuye llegando a los 8° a la altura de la Provincia de Río Negro y mas al sur se acerca a los 4°. La ubicación de estas colonias o bancos naturales de mariscos dista nunca menos de una hora entre navegación y maniobra de extracción de la embarcación, a eso hay que sumarle el hecho que los asentamientos desde donde estas embarcaciones salen a navegar se encuentran a veces a enormes distancias de algún centro de salud y en cuanto a los tratamientos para los accidentes disbáricos las únicas cámaras hiperbáricas se encuentran en Bahía Blanca y Madryn (esta ultima monoplaza, actualmente no recomendada). Muy pocas para la enorme extensión del litoral patagónico argentino.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.