San Antonio Oeste aprobó su ordenanza de cupo trans


San Antonio Oeste aprobó su ordenanza de cupo trans

El Concejo Deliberante de San Antonio Oeste aprobó por unanimidad una ordenanza en la que se reserva un cupo del 1% del total de la planta de personal del municipio para personas travestis, transexuales y transgéneros, en un paso más en las históricas conquistas que está logrando la Mesa Nacional por la Igualdad y el movimiento LGTB para visibilizar e insertar en el mercado laboral formal a las personas trans.

El proyecto fue impulsado por los concejales Ayelén Spósito del Frente para la Victoria y Diego Colantonio de la UCR, con el objetivo de “promover la inclusión de personas travestis, transexuales y transgénero en organismos descentralizados y autárquicos municipales, empresas del Estado, sociedades anónimas con participación estatal municipal mayoritaria, sociedades de economía mixta y todos aquellos organismos empresariales donde la Municipalidad de San Antonio Oeste tenga participación mayoritaria en el capital”.

Los ediles argumentaron en el proyecto que “as personas travestis, transexuales y transgéneros comúnmente son excluidos/as del mercado laboral, viendo frustradas sus expectativas de lograr un plan existencial de trabajo, además de ser especialmente sensibles a padecer discriminación, ya que siguen existiendo prejuicios culturales y socio-laborales a la hora de aceptarlos en determinados ámbitos regulares del mercado laboral, no accediendo casi nunca a la formación o capacitación profesional, afectando también de esta forma sus expectativas de vida”.

Señalaron que “nuestra sociedad impone modelos y cualquier forma de identidad sexual diferente supone marginación, exclusión y rechazo y lo que resulta básico para otras personas, para las personas trans es doblemente difícil, ya que tienen problemas para acceder a salud, trabajo y vivienda” y destacaron que “es responsabilidad del Estado en todos sus niveles remover los obstáculos sociales y culturales que limitan de hecho la igualdad y la libertad de los individuos, impidiendo el libre desarrollo de la persona humana y la efectiva participación de todos en la vida política, económica y social de nuestro país”.

La ordenanza establece la creación de un registro único de aspirantes y que el ingreso se realizará por concurso ante un tribunal examinador integrado por personal del municipio, la Oficina de Empleo, el Consejo de la Mujer y los sindicatos.

Tomaron como antecedente la Ley 26743 de Identidad de Genero promulgada el 23 de mayo de 2012 y las ordenanzas de cupo laboral sancionadas previamente en las municipalidades de Rosario y Viedma. Ordenanzas similares están en tratamiento o ya se han aprobado en otras ciudades, como el caso reciente de Cipolletti, y se están impulsando proyectos de ley en las legislaturas de Río Negro y Neuquén. También la diputada nacional Silvia Horne presentó la semana pasada un proyecto en el Congreso de la Nación.

Participaron de la sesión Ornella Infante, secretaria de Enlace Nacional de la Federación de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans y responsable del Frente Nacional por la Igualdad del Movimiento Evita, Fernanda Curaqueo, secretaria de igualdad de género y oportunidades de la CTA de Viedma y primera trabajadora trans que ingresó al municipio de Viedma, y Tatiana Breve, trabajadora no docente de la Facultad de Ciencias de la Educación de Cipolletti (UNCo), además de dirigentes de ATE y la CTA.

Por la tarde se realizó una charla debate en el salón de la Unter, convocada por la concejal Ayelén Spósito, en la que participó Ornella Infante, quien brindó una charla sobre la historia del Movimiento LGTB y las leyes por la igualdad sancionadas en los últimos años. El salón estuvo repleto de estudiantes secundarios, del Instituto de Formación Docente de SAO, docentes e integrantes de la comunidad. La concejal Spósito, en las palabras de bienvenida, destacó la importancia de instalar el tema en la comunidad de San Antonio Oeste y expresó su compromiso de seguir trabajando en estos temas.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.