REFLEXIONES SOBRE EL TRÁNSITO: ¿EN VIEDMA SE MANEJA MAL?


REFLEXIONES SOBRE EL TRÁNSITO: ¿EN VIEDMA SE MANEJA MAL?

Es infalible: los habitantes de cada lugar porfían afirmando que allí es donde “peor se maneja” y desgranan una serie de ejemplos que, no son mejores o peores que los observados en cualquier ciudad que se precie. Viedma no es ajena a ese fenómeno: cualquier vecino podría pasarse largos minutos expresando “su verdad” sobre el tránsito y sus consecuencias.
Ni mejor ni peor: igual que en todos lados. Es que la distracción, la desidia, la inhabilidad, la falta de precaución no es patrimonio comarcal sino mal generalizado, que se repite hasta el infinito en todo el país.
Veamos algunos ejemplos de faltas de tránsito que encontramos en todos lados:
– “La gente maneja mal, ¿Dónde aprendieron?”. Seguramente, con la práctica. Las clases que dictan las academias de conductores no pueden tomarse como serias: solo sirven para zafar. ¿Cuántos conocen las maneras de tomar una curva?, ¿Qué luz intermitente se debe poner para un sobrepaso?, ¿Quién tiene prioridad en una rotonda?, son dudas comunes que se aclaran en cualquier cuadernillo de educación vial, que la mayoría aprende de memoria para pasar el examen del carnet de conductor y se olvidan rápidamente. ¿La gente maneja mal?. En líneas generales, si
– “El alcohol al volante, mata”. El slogan, cargado de verdad, no alcanza para alertar a los imprudentes que beben demasiado antes de conducir hacia la tragedia. La figura de “conductor designado” es interesante pero nadie deja el volante, por más que el alcoholímetro marque más 0,5 gramos por ml de sangre. Algunos, cuando el personal de Tránsito lo para, patalean, se enojan y amenazan con juicios y castigos mientras “chapean” con su credencial legislativa. ¿Qué parte no entendés de “estás alcoholizado y al volante”?.
– “El celular al volante, mata”. Todo aparato tecnológico (celular, GPS, equipo de música, smartwatch, etc) que al usarlo obliga al conductor a quitar la vista del camino es potencialmente peligroso y, se sabe, responsable de innumerables accidentes. Su uso está prohibido para todo conductor, pero muy pocos hacen caso a eso. Los segundos que se pierde de vista el camino, pueden ser mortales. Otra situación se genera en cada parada frente a un semáforo, cuando algunos conductores se creen autorizados a contestar los mensajes de whatsapp mientras desde atrás, un coro de bocinazos y puteadas le recuerda que tiene que avanzar con la luz verde.
– “¿Y la senda peatonal?”. Esa rayas que están en las esquinas, (en España las llaman “paso cebra”) sirven como referencia para uso exclusivo de los peatones. Allí tienen prioridad de paso. Parece grotesco ver al caminante, dando pasos casi de ballet para esquivar al energúmeno que ocupa toda la senda con su coche. ¡Y encima se enoja si alguien le llama la atención!. Y hablando de peatones, sería bueno que recuerden que las calles se cruzan por las esquinas, no a mitad de cuadra.
– “Y las rotondas”. Que quede claro, siempre tiene prioridad de paso el que viene girando en la rotonda, no el que quiere ingresar apurado. Una verdad vial que nadie parece recordar porque se dan situaciones enojosas en todas las rotondas del país.
– Los controles de tránsito son necesarios, aunque no bienvenidos. Generalmente, se transforman en un incordio por la pasividad del controlador y método de selección para parar vehículos. “Dejan pasar una carcacha de los 80 que se cae pedazos y sin luces y me paran a mi que tengo un 0 km con los papeles al día” dicen muchos conductores enojados.
Ni mejor ni peor. En Viedma se maneja igual que en todos lados. Solo falta un poco más de atención en la conducción, un poco mas de control de las autoridades y mucho sentido común a la hora de infraccionar porque corresponde, no porque se necesita recaudar.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.