REFLEXIONES: ANTES INCOLORAS…AHORA DESCOLORIDAS.


Hubo festejos y caras largas. Hubo militancia e indiferencia. Hubo agresiones y “ninguneos”. Hubo mentiras inmensas de cada lado. Hubo poderes (económicos y políticos) empujando cada propuesta. Hubo ilusos luchadores y aviesos manipuladores. Hubo amor por la vida, desprecio por la vida y “me importa nada la vida”. Hubo políticos a la altura de su enanismo intelectual (la frase “no leí el proyecto, por eso voto en contra) y otros que alcanzaron alturas insospechadas en su apoyo u oposición al proyecto. Hubo heridos o magullados, pero ninguno salió ileso.
Se freno por un ratito la ley de legalización del aborto. El año que viene podrá presentarse el proyecto nuevamente. Ahora, a lamer las heridas y buscar nuevos campos de batalla: eso, para los combatientes militantes, no debería representar un problema.
Los ultra politizados, verdes o celestes, hoy tienen día de descanso para recuperar fuerzas. Afortunadamente los festejos no se vieron y las puteadas fueron en voz baja. Y la vida continúa.
Millones de hombres y mujeres, ajenos a los escarceos intelectuales de impulsores y negativistas, hoy continuaron con la rutina de seguir con su trabajo y su vida cotidiana, sin el bombardeo intensivo de razones abortistas o “dos-vidistas”.
Firmes convicciones se mantuvieron en el debate. Algunas tan fuertes que solo se cambiaron a último momento (García Larraburu, Alperovich). Posturas que hacen recordar al humor de Groucho Marx: “estos son mis principios…si no le gustan, tengo otros”.
Ni agonía ni éxtasis. Los impulsores del Apocalipsis no lo vieron llegar y los otros, los que soñaban ver su nombre inscripto en las páginas de la historia, tendrán que esperar a una mejor ocasión. Parafraseando a Serrat puede decirse: se acabó/ el sol nos dice que llegó el final…” Y lo que no fue una fiesta, tampoco fue una catástrofe por más que algún militante ponga cara de ocasión y maldiga su desgracia.
Desensillar hasta que aclare. Barajar y dar de nuevo. Los refranes aportan la sabiduría que no tuvieron los políticos, a la hora de legislar, o los pañueleros a la hora de exponer sus ideas, seducir voluntades y lograr consensos.
38 a 31. 1 a 1. Por goleada o agónicamente. No importa. Vamos para adelante, que aun no terminó el partido y hay tiempo de alargue.
“Y con la resaca a cuestas/ Vuelve el pobre a su pobreza/ Vuelve el rico a su riqueza/ Y el señor cura a sus misas. Se despertó el bien y el mal/ La pobre vuelve al portal/ La rica vuelve al rosal/ Y el avaro a las divisas”


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.