Ante los diferentes casos de Gripe A, el Consejo Local de Salud recuerda las medidas preventivas para evitar todo tipo de propagación y contagio.

Las medidas de prevención más importantes para este tipo de enfermedad, están vinculadas con la higiene y el cuidado. Se recomienda lavarse las manos con mayor frecuencia, cubrirse la boca al estornudar o toser, ventilar e higienizar la vivienda, mantener limpios los objetos de uso común y seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios si se contrae la enfermedad.

Los grupos que deben vacunarse contra la influenza son: Personal de la salud, embarazadas, en cualquier momento de la gestación, todos los niños de 6 a 24 meses (deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas), niños y adultos de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis.

También deben vacunarse la personas mayores de 65 años, convivientes de enfermos oncohematológicos y convivientes de bebés prematuros menores.

La cepa A H1N1 es estacional, por eso la vacuna antigripal incluye esta cepa (entre otras). Los grupos de riesgo pueden recibirla gratis en hospitales y centros de salud.