Plantean ayuda financiera para los productores


Plantean ayuda financiera para los productores

La crisis frutícola fue motivo de debate nuevamente ayer en la sesión de la legislatura provincial cuando se aprobaron dos proyectos de los legisladores del Frente Progresista por la Igualdad y la República. Se trata de los expedientes 25 y 334 de autoría de los diputados Jorge Ocampos y Daniela Agostino que pretenden aliviar las dificultades del sector.

Las propuestas establecen por un lado la reducción de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (I.V.A.) del 27% al 21%, que se factura por la energía eléctrica a los productores frutihortícolas de las provincias de Río Negro y Neuquén, y la otra iniciativa señala se desarrolle e instrumente una política integral tendiente a encauzar y resolver en forma definitiva el stock de deuda comercial, financiera e impositivo-previsional que ahoga al sector productor y agroindustrial frutícola rionegrino.

Las propuestas de los legisladores del Frente Progresista señalan que “la problemática de la cadena frutícola rionegrina es de larga data y hoy ya se puede hablar de una suerte de penosa agonía sin fin.

Desde la falta de competitividad del tipo de cambio, el costo de los insumos, los vaivenes en los precios y la demanda de los mercados, la calidad, la absoluta falta de transparencia en el negocio por el cual la fruta se entrega a `resignación`, la falta de incorporación de tecnología en muchos casos, el granizo o la inexistencia de crédito, describen una muy larga lista de las variables que afectan y/ o afectaron a la economía regional más importante de Río Negro.

“Esta situación muestra una rentabilidad nula o negativa del negocio para los pequeños y medianos productores” expresó la legisladora Agostino y agregó “al rosario de calamidades, se agrega uno muy específico y menos conocido que es la alícuota de IVA que se le cobra al productor en la factura de energía eléctrica”. Sabemos ya que los productos que los chacareros venden, tributan un IVA reducido del 10,5%. Pero los insumos por los que paga para poner en marcha la “rueda” del negocio es de, por lo menos, el 21%, obteniendo así teóricamente un crédito fiscal. Lo cierto es que de la factura eléctrica que la empresa EDERSA suministra y cobra, la tasa de IVA alcanza al 27% y puede llegar a un 30% si se superan unos valores y montos mínimos.

“El gobierno deben realizar gestiones para que se modifique la alícuota del 27% de IVA en la factura de electricidad que se le cobra al productor y que éste no puede descargar a través de sus ventas. La equidad en el sistema tributario, es una de las patas básicas para una sociedad más justa e igualitaria y distorsiones como la presentada, no hacen más que agravar un esquema impositivo altamente regresivo” aseguró la legisladora.

Expresó “la crisis de la fruticultura en la Provincia de Río Negro se ha convertido, lamentablemente, en un fenómeno recurrente en los últimos años”. Y detalló la otra propuesta aprobada ayer con el argumento que entre los efectos indeseados de la actual coyuntura, la tasa de interés para créditos superior al 35% anual, hace que estas pequeñas empresas queden con un stock de pasivos que inmoviliza su funcionamiento.

“Dichos pasivos, señala la propuesta, se originaron por la insuficiencia de los ingresos comerciales, y como último recurso entonces, las pequeñas y medianas empresas se fueron endeudando sistemáticamente con sus obligaciones fiscales primero y las deudas bancarias después”. “La salida de esta situación no es simple, pero es posible dado que el gobierno nacional dispone de instrumentos que permitirían resolver este stock de deuda con consolidaciones de deuda, refinanciaciones a largo plazo, emisión de bonos, entre otras alternativas, y no seguir pensando en créditos tradicionales de corto plazo dada la imposibilidad manifiesta de las PyMES regionales para acceder a los mismos” finalizó Agostino.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.