Pesatti afirmó que con “Río Negro Compras” mejorará la capacidad de crédito y consumo de los trabajadores


El vicegobernador de Río Negro ponderó positivamente la sanción de la ley que crea la empresa RÍO NEGRO COMPRAS S.A., que tendrá por objeto la administración y/o explotación de un sistema de tarjeta de compra o crédito para los empleados de la administración provincial. El accionista mayoritario de esta empresa será la Provincia.

“No se trata sólo de una tarjeta de compras, sino también de una forma de recuperar capacidad de crédito en un momento en que el costo financiero, el costo del dinero, es altísimo para nuestra gran masa de trabajadores estatales”, expresó Pesatti.

“Las tarjetas convencionales de crédito son controladas por multinacionales y por los grandes actores financieros y bancos del país, que no tienen otro propósito mas que el lucro. En tiempos como los actuales, donde la especulación financiera ha tomado una gran porción de la economía nacional, en detrimento del desarrollo productivo, los consumidores sufren en sus bolsillos esta lógica de negocios”, contextualizó el vicegobernador.

Sobre cómo impacta en el crédito cotidiano, Pesatti enfatizó: “hoy nadie puede comprar en cuotas, y si lo hace pierde dinero o cae en el circuito del pago mínimo, que es mucho peor aún, porque resulta cuasi confiscatorio de los haberes”.

En el mismo sentido, indicó que la tarjeta “Río Negro Compras” es la materialización de algo más importante, que es “la creación de una empresa del Estado rionegrino, como sistema de financiamiento estatal para la reactivación del consumo”, porque “además de brindar beneficios para los trabajadores que opten por usarla, se logrará un fuerte impulso al comercio a partir de la compra local, generando un mayor movimiento económico en la provincia”.

“Estamos creando una entidad que contemplará la situación particular de los trabajadores públicos, de los pasivos y los beneficiarios de planes sociales. Una empresa que podrá competir en el sistema financiero con las mismas garantías de cobro que brinda el código de descuento de haberes”, detalló el vicegobernador.

Pesatti también expresó que con esta iniciativa “el estado recupera parte del protagonismo perdido en el sistema financiero desde que se privatizó el banco provincial”. Pero aclaró que “no estamos creando una entidad financiera, simplemente agrupamos en un actor estatal importante toda la capacidad de compra de los agentes estatales, lo que nos permite competir frente a otros actores del sistema financiero privado con mayor protagonismo y potencia, en defensa de los intereses de nuestros trabajadores y del comercio rionegrino”.

El titular del parlamento indicó que “se trata de un círculo de consumo donde el Estado administra el sistema en beneficio de los empleados y los comercios locales, poniendo a disposición herramientas económicas que ya existen y que hasta la puesta en marcha de esta iniciativa estaban administradas por diferentes sociedades civiles bajo normas y condiciones dispares”.

Finalmente, Pesatti explicó que la creación de esta tarjeta “no obliga a ningún agente a usarla, es sólo una opción que pretende ser competente y beneficiosa tanto para los trabajadores y pasivos provinciales como para los comercios rionegrinos, en tanto que podría brindarles una alternativa con menores costos financieros y a través de una sociedad con mayor responsabilidad social”.

Fundamentos

En el texto que remitió el ejecutivo se sostiene que la iniciativa crea una tarjeta regional de compra y/o crédito, orientada el desarrollo social y económico local, pensada como un producto que sea más ágil como medio de pago y una herramienta facilitadora de servicios diseñada por gente que conoce a su gente, permitiendo a los agentes públicos obtener crédito una tasa de interés diferenciada, descuentos y promociones en comercios locales, como el acceso a nuevos servicios financieros, todos acordes a las necesidades propias de la región.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.