Se expuso ante los legisladores de Río Negro el pedido de aumento general de tarifas que pidió la empresa Edersa al concluir el plazo de cinco años sin recibir actualizaciones. La charla es una de las tantas que se harán previo a la audiencia pública programada para el 15 de diciembre en Cipolletti.

El vicepresidente del Epre, Rubén Fiorini, y el defensor del usuario, Andres Di Pelino, expusieron sobre costos, nuevas exigencias, peso de la mano de obra y plan de Inversiones.Hasta ahora Edersa pudo actualizar tarifas sólo cuando se homologaban acuerdos salariales. Ahora, pide que se le permita una recomposición semestral. Para el 82% de los usuarios, el aumento propuesto por la compañía distribuidora ronda el 70℅ al cabo de cinco años del último autorizado.

Durante el encuentro hubo consenso respecto de calificar como “deficitario” el servicio que se le presta a la población. Las dudas de los asistentes giraron en torno a la calidad de atención, deficiencias en el servicio y distribución geográfica de las inversiones prometidas. En ese rubro, se anunciaron desembolsos anuales en torno a los cien millones de pesos durante cinco años.

Por el bloque de Juntos Somos Río Negro asistieron los diputados provinciales Facundo López, Elsa Echassendague, Norma Coronel, Oscar Díaz y Tania Lastra.

Oscar Díaz, por ejemplo, hizo referencia a los costos de energía que debe afrontar la actividad frutícola.

Para la punta de la pirámide, donde se ubican los mayores consumos, los aumentos proyectados son del 12 y del 23 por ciento.
En todo momento, se dejó en claro que lo único que se puede analizar es el costo de distribución, ya que la energía se compra en el Mercado Eléctrica Mayorista (MEM).

“Lo que buscamos en todo momento es tener una tarifa justa y razonable”, destacó Fiorini.

Por lo pronto, Edersa según el documento presentado, pretende una rentabilidad anual del 13,79 por ciento. Aunque ese requisito “no se puede garantizar”, advirtió el vicepresidente del órgano regulador.