Patricia Sosa: “Vi platos voladores con mis propios ojos”


“Una noche estaba con mi sobrino, mostrándole las constelaciones. Le señalé lo que pensaba que eran Las Tres Marías, pero me di cuenta de que eran tres naves. Las saludé y las naves potenciaron su luz, brillaron más, se movieron y después desaparecieron.

Así inicio su relato de encuentro cercanos del 3er. tipo con extraterrestres, la cantante, en un reportaje brindado a Crónica… Pero esta no fue la primera vez que Patricia contó sobre eso. Ya en 2010 en un programa de TV conducido por Ari Paluch (video) también había hecho el mismo relato.

La artista cuenta que viaja al Uritorco para hacer contacto con extraterrestres desde hace muchos años. “Yo mucho no creía, pero en realidad sí creía. Después me di cuenta, cuando los vi”, explicó.

“Lo que ocurre es que uno va hasta ese lugar esperando ver el show, que bajen las naves de Spielberg. Al principio aparecieron unas luces, cuando fui por segunda vez, a las 12 de la noche empezamos a escalar la montaña. Imaginen la escena, 12 de la noche, solas, en la montaña. Escalamos durante una hora y media”, relató.

Y añadió: “Estaba con dos amigas más. La señora iba adelante, y de pronto dijo: ‘En este momento se van a acercar dos naves, por la izquierda’. Efectivamente, arriba de las copas de los árboles venían unas luces de un gran tamaño. La mujer dijo: ‘Es la energía lo que podemos ver, no el platillo’”.

Contó la cantante que en ese momento la mujer que la llevaba le preguntó si quería cantar. “Cuando cantaba, mi voz sonaba maravillosamente bien, con ese eco único que ofrecía la naturaleza”, explicó.

“Mis amigas lloraban, yo misma lloraba, cuando de repente, en ese silencio y oscuridad, se empezó a encender el Uritorco, como si fuera una luz de neón. Y salieron por los menos 20 naves. Se vinieron al precipicio, y empezaron a rodearnos. De una salían dos. Lo recuerdo, y se me pone la piel de gallina, porque fue para mí una revelación muy enorme, que me emociona”, concluyó la artista.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.