NORMATIVA PARA LA CHATARRA DE VEHÍCULOS


Los legisladores Jorge Ocampos y Daniela Agostino, proponen adherir a la
Ley Nacional N°26.348, que establece el marco normativo para automotores
abandonados, perdidos, decomisados o secuestrados cuyo dominio
corresponda al Estado Nacional o a los Estados provinciales.

Dicha ley fue sancionada en el año 2007 por el Congreso de la Nación y
da marco normativo para automotores abandonados, perdidos, decomisados o
secuestrados, cuyo dominio corresponda al Estado Nacional o a los
Estados particulares, en virtud de lo establecido por en el articulo
2.342 del Código civil, el cual expresa que deberán ser descontaminados
y compactados en forma previa a su disposición en calidad de chatarra.

Ocampos enfatizó que “uno de los mayores responsables de la
contaminación ambiental es el transporte terrestre (emisiones de dióxido
de carbono y otros gases nocivos para el ambiente que los vehículos
liberan), pero además de la contaminación ambiental producida por los
automóviles en movimiento, existe otro factor contaminante originado por
los automóviles en desuso: la chatarra”.

“La acumulación de vehículos siniestrados , transformados en chatarrra
sin un manejo apropiado, se convierte en un foco de alta peligrosidad,
no solo para la contaminación ambiental, sino también para la
proliferación de plagas, insectos, roedores, bacterias y demás agentes
transmisores de enfermedades”, explicó el legislador.

Agregó que los neumáticos , las baterías , particularmente si están
rotas, los sistemas de aire acondicionado y otros elementos del
automotor en desuso, también contaminan por percolado (filtrado
facilitado por lluvias), contaminando así el suelo y llegando a las
napas de agua. Además, el gas que se escapa del aire acondicionado,
freón, afecta directamente la capa de ozono.

Finalmente mencionó que Río Negro no escapa a esta problemática y
recordó que recientemente la localidad de Río Colorado trasladó el
“cementerio de vehiculos” desde el puesto caminero hasta el parque
industrial con más de 300 vehiculos abandonados en un playón a cielo
abierto.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.