MAS LIBERTAD PARA POLICIAS DE USAR ARMAS PARA REPRIMIR DELITOS VIOLENTOS. LA HIPOCRESÍA DEL GARANTISMO


MAS LIBERTAD PARA POLICIAS DE USAR ARMAS PARA REPRIMIR DELITOS VIOLENTOS. LA HIPOCRESÍA DEL GARANTISMO

La vida no es eso que nos pasa a través de los titulares de los diarios o (en los últimos tiempos) desde las redes sociales. Cada uno la vive como quiere y es por eso que posee una visión íntima y propia de cada tema que no siempre coincide con la de los demás.
La noticia, de la tapa de los diarios dice “los agentes de las fuerzas de seguridad federales podrán utilizar armas de fuego ante la comisión de un crimen, sin necesidad de dar la voz de alto y sin necesidad de agresión previa por parte del delincuente. Así lo establece el Reglamento General para el Empleo de Armas de Fuego que fue oficializado por el ministerio de Seguridad”. Si usted imagina que el texto viene acompañado del consabido “y los organismos de Derechos Humanos pusieron el grito en el cielo, repitiendo como un mantra -gatillo fácil, gatillo fácil- por la decisión” realmente no se equivoca.
Todos los países del mundo tienen fuerzas de seguridad, a las que se las respeta en mayor o menor medida. Pocas naciones tienen movimientos de protección a los delincuentes como el garantismo que nos caracteriza.
Antes de empezar a putear por la decisión estatal, los progres y defensores de causas perdidas (léase los Derechos Humanos, beneficio destinado para pocos), deberían darse una vuelta por las redes sociales: esos lugares del cyberespacio donde todo el mundo vive, aunque quiera parecer cool y desconectado.
Si hay otra vida y pasa por allí, entonces deberían saber que un gran porcentaje de opiniones (la mayoría) están a favor de la medida gubernamental y recibieron favorablemente la revalorización de la función policial. Estados Unidos, Italia, Francia y otros tantos países aprueban la utilización de la fuerza letal y no hacen tantos planteos si un policía la usa. Un “caso Chocobar” solo puede pasar aquí , donde un efectivo interviene porque un delincuente apuñala 18 veces a una victima para robarle y luego de ser felicitado por el presidente, corre riesgo de ir preso y pagar un resarcimiento millonario a los familiares del ladrón, que poseía antecedentes en cantidad asombrosa.
La Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), hizo punta denunciando que “la nueva regulación ordena matar con impunidad y convierte en ley el gatillo fácil”. Otros organismos también elevaran su voz. Son los mismos que tienen una visión parcializada del asunto Derechos Humanos, por lo que mezclan todo con viejas Dictaduras militares. Mientras tanto, delincuentes matan a su antojo, sabiendo que hay garantistas que van a interceder por ellos.
Las informaciones que hoy integran la plana de los periódicos dice que “según quedó establecido, el uso de armas letales es válido -y el oficial no tiene obligación de identificarse- en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves o para impedir la comisión de un delito que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas. La resolución aclara que esto es cuando resulten ineficaces otros medios no violentos”. Clara y directa
También dice que será legítimo el uso de arma de fuego “para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención”. La normativa considera “peligro inminente” cuando “se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí, o para terceras personas”, o en caso de que “el presunto delincuente posea un arma letal”, aún cuando luego se corrobore que se trata de una réplica o de un juguete.
Lo expresado es lo que rige el accionar de las fuerzas policiales en todo el mundo, menos aquí, donde muchos prefieren al policía y a la víctima del asalto muertos a tiros por “la pobre ladrón a quien la sociedad cruel fue empujó a un mundo de violencia, cuando el solo quería abrir un jardín maternal y dedicarse a criar libélulas”. Quienes esto afirman (progres, garantistas y afines) jamás leyeron “Crimen y Castigo” y solo buscan (algo que no está mal) mejores condiciones de detención, con sueldo asignado a asesinos y delincuentes que ganan mas presos que un haber mínimo para jubilados.
En un mundo donde muchos aplauden a Chocobar solo por hacer aquello para lo que fue formado y otros (pocos) lo demonizan por matar un delincuente, es lógico que se de el debate. Como también sería lógico que ante el pataleo descomunal que prometen los Derechos Humanos, se hiciera una compulsa popular para conocer la voz del pueblo: más de uno se llevaría una gran sorpresa.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.