Macri inaugura la 2da. mitad de su mandato con más pobreza que al inicio


Según el último informe de la UCA, el 31,4% de los argentinos vive actualmente en situación de pobreza, lo que significa 13,5 millones de personas. Y el 5,9% de personas en indigencia: 2,5 millones de argentinos.

Sin dudas, en la lista de promesas incumplidas, el presidente Macri deberá apuntar aquella que hablaba de pobreza cero. Ya que no solo la ha podido bajar sino incluso la aumentó respecto del inicio de su mandato en diciembre de 2015.

Para esta nueva medición, el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, reformó su metodología, ampliándola a mayor cantidad de hogares y de ciudades, y tomando como base el censo nacional 2010. Esto lo configura, según los expertos, en una medición mucho más grande que la realizada por el propio INDEC.

“Los resultados de la nueva muestra metodológica que hicimos exponen que el efecto derrame deseado por algunos dirigentes políticos no llegó a las capas bajas aún (…) las tasas de pobreza extrema revelan cierta continuidad a lo largo del período dando cuenta de mayores dificultades de mejora en el extremo más bajo de la estructura social”
(Agustín Salvia. Director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA,)

Otro dato alarmante que muestra el informe es el aumento de la brecha entre ricos y pobres. Así, comparando estos nuevos datos con los medidos en años anteriores. Los pobres se han empobrecido más y los ricos se han enriquecido más, afirma Salvia.

En este orden de pobreza alarmante, los datos muestran que hay un 4,1% (casi 2 millones de argentinos) de la población que dice tener enormes problemas para comer.

Un 18,9% reconoció tener problemas de acceso a la salud. Un 34,1% informó no contar en sus hogares con servicios básicos como agua potable, cloacas o luz. Y un 21,4% informó que vive en casas indignas, precarias y/o hacinados.

“Argentina sigue siendo un país con graves problemas de pobreza por atender”, concluye el director de la muestra.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.