Macri en Davos empeñado en conseguir inversiones


El presidente Mauricio Macri transcurrió su primera jornada en el Foro Económico Mundial de Davos procurando convencer a grandes empresas que concreten sus inversiones en Argentina. Se reunió con los CEOs de las más importantes empresas y líderes mundiales.

El Presidente llegó a la villa de los Alpes suizos cerca del mediodía, procedente de Zürich, e inmediatamente se dirigió a la Casa Argentina, un local alquilado, ambientado para la promoción de la marca país.

La agenda del día comenzó con uno de los encuentros de mayor gravitación en la arena política: la canciller Angela Merkel pasó 15 minutos por la Casa Argentina para conversar sobre el futuro del G20, las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para sellar una zona de comercio libre de aranceles, el ingreso argentino a la OCDE y las inversiones alemanas.

Macri contó luego, en una rueda de prensa, que trató con la alemana los temas propuestos al G20, entre ellos, “el futuro del trabajo” y las estrategias para que “el desarrollo tecnológico no ponga en crisis el trabajo de la gente y la integración social”, la búsqueda de inversiones en infraestructura y el aspiracional argentino de producir alimentos para 800 millones de personas.

Tras ver a Merkel, Macri recibió al empresario y filántropo Bill Gates, cofundador de Microsoft, con quien exploró la posibilidad de impulsar un proyecto conjunto para la erradicación del hambre en el África.

Seguidamente, el mandatario habló con el CEO de Total, Patrick Pouyanné, quien anunció su propósito de realizar inversiones para la generación de energía solar en el país. Además, hablaron de reducir los costos de explotación del shale gas y el shale oil en los yacimientos de la provincia de Neuquén.

El cuarto encuentro fue con el CEO de Cargill, David MacLennan, quien subrayó en la reunión que su firma incrementó sus inversiones en el país desde que se inició el gobierno de Cambiemos, al tiempo que tiene otras ideas en carpeta.

También visitó la Casa Argentina el director ejecutivo de Coca-Cola, James Quincey, quien blanqueó su deseo de producir frutas en Entre Ríos, algo que aplaudió el gobernador Gustavo Bordet, allí presente.

Luego, acompañado por la primera dama, Juliana Awada, y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Macri recibió a la directora operativa de Facebook, Sheryl Sandberg, con quien trató algunos proyectos de perfeccionamiento de pymes no tecnológicas, usando la plataforma de esta red social. También se evaluó la posibilidad de que la firma amplíe su presencia y actúe como proveedor para la región desde el Polo Tecnológico de Parque Patricios.

El Presidente también se entrevistó con el CEO global de Siemens, Joe Kaeser, a quien recibió en compañía del ministro de Energía, Juan José Aranguren, ya que la firma alemana sigue con atención las futuras licitaciones para la producción de energía térmica, y con la CEO de la aseguradora Lloyds, Inga Beale, quien le agradeció haber igualado a las empresas nacionales y foráneas en el mercado de reaseguros.

También hubo encuentros con el presidente del directorio de Mitsubishi, Ken Kobayashi; y Hugh Evans, fundador de Global Citizen, la ONG que produjo el festival previo a la pasada cumbre del G20 en Hamburgo.

Ya en el atardecer hubo un alto en las entrevistas con empresarios para recibir a la reina Máxima, de Holanda, y al primer ministro neerlandés, Mark Rutte, quienes confirmaron que una fundación de los Países Bajos había elegido a la firma argentina INVAP para proveerles un reactor nuclear para fines médicos y de investigación (Ver aparte).

El último líder en agenda fue el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. Y, entre tantos encuentros, se permitió saludar al ex premier británico, Tony Blair. En su segunda jornada en Davos, este jueves Macri mantendrá un encuentro con el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, y posteriormente brindará una exposición ante la sesión plenaria, en su rol de presidente del G20.

(El Cronista)

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.