Los fabulosos Macri’s Boys se mostraron juntos para fortalecer la imagen de unión en el PRO


Son los riñones, ojos y corazón del presidente. Todos sub 40 y de cuna macrista, a excepción del pelado Horacio Rodriguez Larreta que pasó por el peronismo y la Alianza, son los príncipes herederos para cuándo Mauricio Macri decida dejar el poder.

La reunión se armó casi como un reproche contra los funcionarios nacionales por los bonearenses y porteños. Se enteraron a último momento -algunos dicen que incluso por los diarios- de las medidas ‘ajuste político’ tomadas por el presidente.

“Y… sí, se manejó con mucha reserva”, dijo Marcos Peña, confirmandoles casi de esa manera que la misma fue como un golpe de timón para ayudar a revertir la imagen en baja que marcaban las encuestas. La medida tomó a muchos por sorpresa, incluso a los herederos.

“Yo quiero avisarles que estoy para sumar… Nosotros adherimos”, se adelantó Rodriguez Larreta para confirmar encolumnamiento inalterable detrás del presidente.

“No es una medida obligatoria”, avisó el jefe de Gabinete Marcos Peña, pero dejó en claro que esperaba el acompañamiento del resto de sus colegas, especialmente de provincia. Así que María Eugenia no dudó tampoco en adherir.  Y desde La Plata avisaron que aún, sin precisiones sobre la adhesión, avisaran pronto qué rango de funcionarios quedará comprendido y hasta qué nivel de parentezco alcanzará la incompatibilidad.

¿Los intendentes harán lo mismo? ¿Los socios peronistas se sumarán a la ola ‘ética’?

Una parece claro que no. Jacinta, la hija del ministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre, que trabajaba en el ministerio como secretaria privada de su padre, puso el grito en el cielo al enterarse (o mejor dicho colgó el grito en Twitter).

“En el afán de querer diferenciarse de los K hacen cada boludes (sic). Dios mío”, escribió la joven en la cuenta del pajarito.

También despotricó contra la inflación por el congelamiento de los sueldos de funcionarios (ya hablaba por su padre, claramente) y hasta amenazó con formar un “sindicato de familiares de políticos” para defenderse.

Pero no duraron mucho esos tuit en el ciberespacio. Tuvo que borrarlos.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.