“La Universidad debe recuperar las banderas de la reforma universitaria”


El VII Congreso Internacional de Investigación Educativa dio lugar a un rico debate sobre ‘La educación pública en la arena política’, con una activa participación del público que llenó el Centro Cultural de Cipolletti, luego de una lúcida y esclarecedora exposición de la Dra. Silvia Barco y la participación de las diputadas nacionales Silvia Horne y María Emilia Soria. La moderación de la mesa y el debate estuvo a cargo del director de la Fundación de la UNCo FUNYDER, licenciado Gustavo Ferreyra, y la presentación a cargo del vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Educación, profesor Alfredo Ruiz.

Silvia Barco sostuvo que “la Universidad debe recuperar las banderas de reforma universitaria, debe recuperar el compromiso político y hacer política, embarrarse en el diálogo entre la investigación y la política y tejer alianzas, solidaridades, negociaciones, la educación pública lo exige y el derecho social a la educación como derecho humano fundamental, esta es una responsabilidad que no podemos dejar de asumir”.

La investigadora afirmó que “en la Argentina y en América Latina va avanzando un proceso muy agudo de regresión y restauración conservadora dura, con un contenido racista, colonialista, patriarcal, en la etapa de un capitalismo salvaje, de agudización de sus dimensiones más duras, más crudas, más crueles porque es incapaz de incluir y hay una revancha clasista, no se pueden permitir que la clase que vive del trabajo, el pueblo, avance en su lucha en la conquista y se coloque en el lugar de la ciudadanía social de derecho, como colectivo social de derecho, no lo pueden soportar”.

En una caracterización de los actuales actores de la política nacional, sostuvo que “se colocan en una combinación que no es la misma de los ’90, tiene continuidades, pero también hay que resituarla, porque estamos hablando de procesos de disputa por la construcción de hegemonía, hay una restauración que, si uno analiza los discursos, el componente neoliberal respecto a la política educativa, con esa narrativa se comprometió el ministro (Esteban) Bullrich, cuando a poco de asumir participó en un foro educativo en Dubai, convocado por ONG internacionales que son la fachada de empresas multinacionales de educación, que fundamentalmente el resorte que tienen para lucrar es el ámbito educativo a través de la compra-venta de políticas, los estados nacionales contratan a estas empresas de educación para que diseñen políticas sin contexto y sin historia”.

Barco destacó que “el derecho a la educación es un derecho social exigible” y denunció “la generación de condiciones para mercantilizar la esfera de la educación, la esfera de la ciencia y la esfera de la tecnología, destruyen la capacidad instalada, como el CONICET, el INTA, el INTI, Agricultura Familiar, una de las primeras cosas que hicieron fue desarticular la división de estadísticas del Ministerio de Educación, que venía sosteniendo una política de construcción de estadística contínua, no se puede planificar política si no hay estadística, ese espacio no queda vacío, vienen las empresas de educación, las ONG, las consultoras”.

La investigadora concluyó señalando “el grosero individualismo neoliberal vinculado a estos núcleos de sentido oligárquicos, racistas, colonialistas” y frente a esto sostuvo que “es fundamental comprometernos es este ‘hacer política’, meternos en los debates, embarrarnos, me parece que tenemos que trabajar cada vez más juntos en este principio innegociable de defensa de la educación pública”.

Previamente expusieron las dos diputadas rionegrinas y Ferreyra explicó que se había invitado a diputados de otras fuerzas políticas, algunos que habían confirmado su participación y que a último momento declinaron de concurrir.

Ante un auditorio colmado y muy heterogéneo, conformado por docentes e investigadores llegados de diferentes puntos de la Argentina para participar del Congreso, docentes de escuelas públicas de la región, estudiantes de la facultad cipoleña y militantes políticos movidos por la temática, la primera en exponer fue la diputada Silvia Horne. “Mi rol en el Congreso Nacional es generar las mejores condiciones para que la política universitaria, para que la política educativa, para que la investigación, tengan las condiciones para desarrollarse, tengan el presupuesto para existir, ese es hoy mi papel, estamos viviendo una etapa en la cual la inversión pública se ve como un gasto en el medio de un plan de ajuste que pone en primer el pago de los intereses de la deuda externa y relega la inversión pública en educación, salud y los servicios básicos elementales”, destacó la legisladora.

Horne también afirmó que “estamos frente a un Estado para el que la producción ni las políticas públicas son importantes, entonces, la actitud desde la que nos plantamos es tratar de poner un freno a los recortes que se están haciendo a las políticas de ciencia y técnica, de educación y de tecnología. Hoy fueron despedidos 986 trabajadores del Ministerio de Agroindustria, despidos que no tienen nada que ver con la Constitución ni con las leyes, la policía en la puerta, con los listados, permitió el ingreso sólo a aquellos que no fueron echados, nuestra provincia tiene ya comisiones de despedidos en Viedma y en Bariloche, Agricultura Familiar fue absolutamente desguazada y las universidades nacionales sufren un recorte de 3 mil millones de pesos en su presupuesto ya reducido anteriormente, no pueden hablar de crecimiento y mucho menos de nuevas carreras”.

La diputada María Emilia Soria también apuntó a la necesidad de “aumentar la inversión educativa, sobre todo en la contención de los estudiantes y en el desarrollo de carreras productivas para nuestra región” y llamó a no bajar los brazos y salir en la defensa del sistema educativo público. “Mi compromiso y mi obligación es tener bien alta la bandera de la educación pública, a lo largo de nuestra historia como país la comunidad educativa tuvo la responsabilidad de salir a la escena pública cada vez que se ha cometido un atropello contra nuestros derechos más básicos y yo creo que esta no va a ser la excepción, tanto docentes como alumnos van a volver a salir a la escena pública y esto lo digo a modo de reclamo, vamos a tener que volver a salir todos juntos, la comunidad educativa tiene que levantar la bandera de la educación pública o, de lo contrario, no nos va a quedar absolutamente nada, vamos a tener un gran retroceso y ese es el objetivo de quienes nos gobiernan”, afirmó.

Dijo que “parte de la estrategia es que bajemos los brazos, parte de la estrategia es que sencillamente dejemos de soñar con esa educación pública de calidad, por eso reivindico los debates, porque tienen que servir como espacio de reflexión sobre dónde estamos hoy y dónde queremos llegar, por eso considero que si bien la discusión es técnica, es profunda y fundamentalmente política”.

Soria sostuvo que “el gobierno está tomando grandes decisiones políticas con el fin de poner en tela de juicio lo que se ‘gasta’ en la educación pública, para ellos que es el gasto en educación, la falta de inversión edilicia, el ajuste presupuestario que vivimos el año pasado, la reducción del recurso humano dentro de las universidades, la falta de actualización de la currícula de las carreras, porque cuando la producción de una región reclama determinadas carreras y no te agiornás, la universidad se vuelve completamente obsoleta, el objetivo es vaciar a las universidades, primero desarticulan todos los mecanismos de contención externa de nuestros estudiantes, desarticularon el Progresar, haciendo que estudiar no sea un derecho, que no sea un derecho ‘caer’ en la educación pública, ingresar a la Universidad, ahora lamentablemente perdieron la opción de elegir porque tienen que trabajar y es tristísimo”.

Luego de esto, señaló, “empiezan a comparar el nivel de graduación, porque todo está estandarizado en su concepción de educación, como es un gasto tiene que tener una rentabilidad y nos empiezan a comparar con Brasil, con Finlandia, con Francia y en esa comparación terminan de destruir la educación, intentando sembrar conciencia de que la educación universitaria tiene un costo altísimo, de a poquito lo van sembrando”.

Luego de las exposiciones se dio lugar a un rico debate, que en que hubo una gran participación y un fluido intercambio de opiniones y de propuestas de trabajo entre los asistentes y los panelistas.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.