La otra cara del viaje a Chile del Papa Francisco


Pese a pedir perdón por los abusos sexuales cometidos por curas de ese país a menores, recibió fuertes criticas por nombrar obispo a Juan Barros, el cura encubridor. La pederastía y el conflicto mapuche marcan la escena.

No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza ante el daño irreparable causado a niños por parte de los ministros de la Iglesia.
(Papa Francisco)

Fue su primer pedido de pedrón ayer en publico. Lo hizo en el Palacio de la Moneda, centro del poder político chileno, junto a la presidenta Michelle Bachelet. Más tarde lo repitió en su homilía en la catedral de Santiago frente a centenares de cleros que lo escuchaban atentos en su interior y a decenas de miles de fieles y manifestantes opositores que lo seguían desde la calle.

Chile ha sufrido uno de los grandes escándalos de pederastia en los últimos años, el del sacerdote Fernando Karadima, acusado de abusar de múltiples menores de familias influyentes de Santiago (la capital) durante años. En 2011 el Vaticano le declaró culpable pero no fue a la cárcel, pues los delitos habían prescrito. Su única condena fue el retiro y llevar una vida de oración y penitencia a sus 80 años.Poco después, a principios de 2015, tras apenas 22 meses en el cargo, el Papa nombró obispo de Osorno a Juan Barros, a quien se acusa de haber encubierto a Karadima, una persona de su confianza.

Una parte de la sociedad chilena exige al Papa argentino que destituya a Barros ahora, aprovechando su visita. Así se lo recordó un grupo de manifestantes laicos congregados en el exterior de su misa multitudinaria este martes en el Parque O’Higgins de Santiago. A la protesta se sumó Mariano Puga, un cura obrero muy respetado.

“Empañado el esperado perdón de muchos por parte del Papa a las víctimas de los abusos de la Iglesia con la presencia del obispo Barros en la misa. La iglesia chilena no tiene criterio ni vergüenza. ¡Dan asco!”, decía en Twitter el militante ‘bacheletista’ Felipe Parada.A estas voces también se han sumado parte de las víctimas, como el periodista chileno Juan Carlos Cruz, uno de los que denunció los crímenes cometidos por Karadima. “Perdón y vergüenza por los abusos, dice el Papa. Luego se va a la misa y celebra con criminales encubridores como el obispo Barros. Hipocresía y palabras vacías”, ha dicho, tildando las declaraciones de Francisco como “otro titular barato”.

Incidentes

Una gorra golpeó al papa Francisco entre el cuello y el hombro mientras realizaba su recorrido con el papamóvil hacia el parque O’Higgins para celebrar la misa en Santiago de Chile, la primera de esta visita al país latinoamericano.

En un primer momento las imágenes de vídeo que publican algunos medios parecía que era un diario lo que impactaba contra el pontífice de manera ligera, pero posteriormente se comprobó en las imágenes que se trataba de una gorra para refugiarse del sol.

Unas 30 personas detenidas en Concepción

El cuerpo de Carabineros (policía militarizada) calificó de «violentos incidentes» los vividos en el centro de Concepción, ciudad situada a 515 kilómetros al sur de Santiago de Chile y donde los manifestantes no tenían autorización para marchar.

El portavoz de una veintena de organizaciones que se manifestaron por las calles céntricas de esa ciudad, Claudio Melgarejo, dijo a la prensa que se congregaron al menos 200 personas que fueron reprimidas por las fuerzas especiales de la policía uniformada. «Nosotros no estamos en contra de la visita del Papa, estamos en contra de la imagen que el Ejecutivo le quiere entregar de que aquí todo está muy bien, eso no es así», recalcó Melgarejo.

Pero en la manifestación también hubo grupos a favor de la causa mapuche que se enfrentaron con la policía, la cual utilizó chorros de agua para dispersar a quienes protestaban, que intentaron llegar a la catedral metropolitana de Concepción con el fin de ocuparla.

En el sur de Chile existe desde hace varios años el llamado conflicto mapuche, por reclamaciones de algunas comunidades por la propiedad de tierras que consideran ancestrales a empresas agrícolas o forestales que las poseen legalmente. El conflicto ha derivado en episodios de violencia, en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores, mientras varias decenas de indígenas han sido procesados y condenados por diversos delitos, principalmente ataques incendiarios.

Varias comunidades mapuches han anunciado movilizaciones por la restitución de tierras en Maquehue, lugar que visitará el Papa Francisco el próximo miércoles. Los indígenas criticaron al obispo Héctor Vargas por negarse al diálogo, luego de fallar una mesa negociadora con el Gobierno, que buscó evitar manifestaciones públicas durante la misa que oficiará el pontífice de la Iglesia Católica en la Base Aérea Maquehue.

(El País, ABC)