La niñez con trato preferencial en el Estado rionegrino


La niñez y la adolescencia, en la provincia de Río Negro, serán atendidas de ahora en más por una Secretaría de Estado, con rango de Ministerio, con facultades y presupuesto propio, y dependencia directa del Gobernador, según se desprende de la reforma de la Ley de Ministerios que se aprobó en la Legislatura provincial.

La iniciativa llegó al recinto como propuesta del Poder Ejecutivo y recibió el apoyo unánime de los integrantes del cuerpo con considerar que se está ante una “jerarquización del área” y de una “herramienta que le dará más agilidad y efectividad al abordaje de situaciones conflictivas”.

La nueva Secretaría entenderá “en todo lo atinente a la promoción y desarrollo integral de las personas y familias”. De este modo, se concreta una transferencia de competencias específicas desde la órbita del Ministerio de Desarrollo Social a esta flamante área de Gobierno.

La legisladora Marta Milesi (JSRN), como miembro informante, comunicó que este ente “elaborará programas tendientes a la restitución de derechos, protectorios de las niñas, niños y adolescentes que atraviesan situaciones críticas a nivel familiar, social, jurídico o económico, promoviendo y fortaleciendo la permanencia en su ámbito familiar y comunitario”.

En cuanto a los motivos que el Poder Ejecutivo tuvo en cuenta para impulsar esta reforma, destacó el de “acelerar la resolución de la temática bajo análisis, a fin de ser tratada con la premura y urgencia que se merece, adoptando decisiones operativas en cada caso en particular”.

Al hacer foco en los niños, se manifiesta la necesidad de ponerlos a salvo “de toda forma de negligencia, discriminación, explotación, violencia, crueldad y opresión”. Y para alcanzar esas metas “el Estado debe necesariamente asumir un rol activo”. Es en ese marco que la creación de la Secretaría busca “la simplificación del aspecto burocrático, inherente a todo trámite de gestión”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.