LA IMPORTANCIA DE “VENDER HUMO” PARA QUEDAR BIEN CON LA GILADA. FERRARI, MERCEDES BENZ, PEUGEOT RCZ SON “PATRULLEROS PREMIUM”


FERRARI, MERCEDES BENZ, PEUGEOT RCZ SON “PATRULLEROS PREMIUM”. LA IMPORTANCIA DE “VENDER HUMO” PARA QUEDAR BIEN CON LA GILADA

“Fue lindo mientras duró”. Lo que parece una declaración de amor, es simplemente una muestra de admiración por algunos de los autos de alta gama más caros y mas lindos del mundo que por capricho del destino terminaron en manos de policías, gendarmes y prefectos luego de ser incautados al narcotráfico. ¿Fue una medida efectiva?, realmente fue una importante venta de humo “pa´que hable la gilada”, como diría el tango.
Bellos, caros e improductivos, los monstruos mecánicos de mas de 300 km/h de velocidad final fueron destinados a “patrulleros Premium” solo para hacer facha y mandar un mensaje de eficiencia en la lucha de la corrupción y el narcotráfico. A la hora de las acciones demostraron ser más endebles que otros parientes de cuatro ruedas mucho más modestos.
Sin ánimo de ofender, entregar Ferraris, Mercedes, Peugeot y cualquier otro auto lujoso de altísima gama a las fuerzas de seguridad es, simplemente “tirar margaritas a los chanchos” porque no solo hay que saber manejarlos, también hay que tener el presupuesto (en dólares) para repararlos, sin obviar que para ponerlos en la calle hay que tener seguros muy caros e invertir el presupuesto que no tienen para llenar los tanques de combustibles.
Alguno dirá que las policías de Kuwait, Emiratos Árabes y Qatar tienen Ferrari doradas para combatir la delincuencia. Hay que decir que en esos países no existen motochorros ni carteristas y que los que se animan a delinquir (muy pocos), habitualmente huyen en camellos. O sea, los patrulleros ultramodernos son para hacer facha.
La Prefectura Naval Argentina, además de recibir para su tarea yates de ultralujo secuestrados al narcotráfico, tuvieron el regalo de una cupé Ferrari 458 Italia, que despliega 355 km/h de velocidad y tiene un costo en el mercado de 485.000 dólares. Duró poco el enamoramiento porque se averió una cosa simple (se encendió la luz de “service” que anuncia desperfecto), y no se puede reparar porque cuesta una fortuna en dólares.
Voceros de Prefectura comentaron que “son bienes recuperados de operativos que los jueces nos dan, pero no siempre sirven y en este caso es oneroso para el Estado hacerse cargo. El bien está en custodia por el Ministerio de Seguridad, pero no es propiedad de esa cartera. Por lo tanto, puede usarlo, pero no subastarlo”. Mucho humo y poca utilidad.
El mismo destino tuvo el patrullero Peugeot RCZ de la Policía Bonaerense que pudo usarlo por cuatro meses ya que participó de un choque múltiple en la Autopista Buenos Aires – La Plata y quedó literalmente destrozado. Otro auto importante, un Mercedes Benz E350 Sedán, con motor V6 de 306 caballos de fuerza, que cuesta 300.000 dólares fue incorporado por la policía de Misiones.
Todos los “patrulleros Premium” son vehículos incautados por la Justicia en causas por corrupción, lavado de dinero o narcotráfico. Los autos no pueden ser vendidos o subastados, hasta que exista una sentencia firme o hasta que se apruebe la Ley de Extinción de Dominio . La Justicia decidió entregarlos en custodia para que sean utilizados por las fuerzas de seguridad. Hasta ahora, ninguno de los organismos del Estado informó el costo que demanda el uso y mantenimiento de estos autos deportivos. Tampoco se informó qué ocurrirá en caso de que los dueños originales resulten absueltos por la Justicia.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.