La historia de Mario Toconas, el tripulante rionegrino del ARA San Juan


“Mario Toconas es uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan. En Mar del Plata está reunida toda su familia: su pequeño hijo y su esposa, que está embarazada de cuatro meses. La mujer está acompañada por sus hermanas, su suegro y cuñados que viajaron desde la provincia de Río Negro para contenerla”, cuenta Nadia Galán en una nota del diario Perfil de hoy.

“No hay consuelo para mi hermana… una beba y una criatura que se quedaron sin un padre… el dolor es inmenso. Cómo se sigue con este dolor, es inmenso todo”, escribió Carla en las redes sociales acompañada de una imagen de su cuñado tras conocerse la noticia de que en la zona donde se había tenido la última comunicación con el submarino se registró una fuerte explosión.

Mario tiene 36 años, un hijo de 8 años llamado Ryan y una beba en camino. Nació en Jujuy pero la familia decidió mudarse a ciudad rionegrina de Sierra Grande cuando él era muy chico para que su padre pueda trabajar en la mina. Y más tarde el migró para seguir su sueño en la Fuerza Armada.

El jueves último, Alejandro Aguilera, Sergio y Cesar Toconás viajaron a Mar del Plata para reunirse con su padre Irineo y sus otros hermanos Rosana, Natalia y Miguel y para acompañar a la esposa de Mario, Ruth, y su pequeño hijo Rian.

A los 18 años, Mario ingresó a la Escuela de Suboficiales de la Armada en Buenos Aires. Se recibió un año antes de que la escuela fuera trasladada a Puerto Belgrano, la principal base naval del país, que iba a ser también su primer destino. En 2007 participó del rescate de los 241 tripulantes del rompehielos Almirante Irízar, tras su incendio.

Conoció a Ruth, su mujer, poco antes de iniciar el curso de submarinista, que le cambiaría la vida. Se recibió en 2011, cuando Ryan, su hijo mayor, cumplía tres años, informa el diario Río Negro. Hace dos días le contaron al nene que algo no salió bien en el trabajo de su papá.

(Perfil)

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.