Juró la nueva jueza de Paz de Conesa


Hoy juró la flamante jueza de Paz de General Conesa, Natalia de los Ángeles Morán Montoya. Le tomó juramento de ley la Jueza del STJ y Delegada de la Primera Circunscripción, Adriana Zaratiegui, con la presencia del presidente del máximo Tribunal, Enrique Mansilla, y el Presidente del Comité de Consulta de Justicia de Paz, Sergio Barotto.

La importancia institucional para la ciudad de Conesa motivó la presencia en el acto de la intendenta, Alejandra Mas, y el presidente del Concejo Deliberante de la localidad, Héctor Leineker. Estuvo presente, además, el Inspector de Justicia de Paz, Pablo Zille, junto a funcionarios, empleados del Poder Judicial, familiares y amigos.

Se trata de la primera jueza de Paz letrada de Conesa. Además, Natalia de los Ángeles Morán Montoya ingresó al Poder Judicial hace 12 años como escribiente y fue Jueza de Paz suplente.

Además, se le tomó Juramento a Ana Laura Licera como Secretaria Letrada del Juzgado de Paz de Viedma.

La Jueza Adriana Zaratiegui dio la bienvenida a los presentes, agradeció la presencia de la Intendenta y el Presidente del Concejo Deliberante de Conesa: “siempre destacamos la importancia de la Justicia de Paz como primer bastión del Poder Judicial en todos los lugares de nuestra provincia, es ese espacio de justicia tan importante dónde el magistrado es alguien mucho más visible para el vecino”.

“La elección del Juez de Paz es un ejercicio de democratización, porque la propuesta viene del Concejo Deliberante y en este caso es confirmar a alguien que empezó desde los primeros peldaños de la Justicia de Paz”, agregó.

Por su parte, el vocal del STJ, Sergio Barotto, dijo que “este Superior Tribunal de Justicia valora enormemente la labor de los Juzgados de Paz y hemos dado muestras de ello con las medidas que hemos adoptado para beneficiar y facilitar la tareas de los Jueces de Paz. Recuerdo que cuando llegamos acá había Jueces de Paz de primera y de segunda y una de las primeras medidas que tomamos fue equipararlos a todos, porque la importancia de la función no se mide por la cantidad de habitantes que tiene el pueblo. La gente necesita protección ya sean 200 personas o sean 70000 como en Viedma”.

“Estamos orgullosos de la Justicia de Paz que tenemos, porque además la medimos con otros lugares y sabemos la importancia que tiene en momentos muy difíciles que está pasando la comunidad. Vemos las estadísticas con preocupación y tristeza con tantas causas de violencia de género, de violencia familia”, finalizó.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.