Hugo y Pablo Moyano, los nuevos sindicalistas en la mira de la justicia


Se lo acusa de evasión impositiva y lavado de dinero a través de una compleja red de empresas encabezabas por OCA, el sindicato, el club y la mutual de Camioneros. Según la AFIP habrían evadido 4 mil millones de pesos. La Cámpora los defiende.

La denuncia de la AFIP recayó por sorteo en el Juzgado en lo Penal Económico Nº3 a cargo de Rafael Caputo y la Fiscalía Nº8 de Alicia Sustaita. Pero en el juzgado de Claudio Bonadio también hay otra investigación en marcha por denuncias de larga data que tienen contra el clan familiar (incluyendo su actual mujer) por negocios con la salud.

La presentación de PROCELAC proviene de un informe de inteligencia elaborado por la UIF, dirigida por Mariano Federici, según publicó hoy Infobae. “La principal firma involucrada es la empresa postal OCA, de la cual siempre se sospechó que los Moyano no eran solo representantes de los trabajadores, sino posibles socios del empresario.Para este fin, apuntan al Grupo Damasco, el Club Atlético, Social y Deportivo Camioneros, la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros misma, la Mutual del sindicato y el empresario Patricio Nicolás Farcuh, presidente de OCA”.

“La acusación se centra en pases de fondos, transferencias y giros sospechosos entre las empresas de Farcuh y Moyano. La AFIP estima por evasión impositiva un monto que podría alcanzar los cuatro mil millones de pesos. El Grupo Rhuo, se adjudicó OCA en 2013 por 60 millones de dólares y luego comenzó a desarrollar fuertes deudas fiscales, reteniendo, según la imputación de PROCELAC, aportes a personal, “tercerizando” tareas con una cooperativa. Se lo acusa de retener otros impuestos como IVA y Ganancias, lo que llevó a la AFIP a iniciar diversas causas.”

Pero según afirma también hoy Infobae, “El ex jefe de la CGT siempre utilizó su gremio como una formidable plataforma de negocios, logrando edificar en un muy pocos años un verdadero emporio familiar (…) Su tercera mujer, Liliana Esther Zulet, fue la ingeniera de la estrategia dando impulso a Iarai, la gerenciadora de los sanatorios, clínicas y geriátricos de la obra social de los camioneros, que maneja una caja millonaria (…) La diputada Graciela Ocaña dijo que por haber denunciado el vínculo del sindicalista con aquella red de sociedades de su esposa terminó en 2010 siendo eyectada del Ministerio de Salud de la Nación.”

Los trabajadores aportan para la obra social, que pasa los fondos a las empresas de Moyano, donde queda la ganancia y luego no se sabe dónde termina
(Graciela Ocaña)

El entramado empresarial funciona de esta manera. El sindicato recibe el dinero de los aportes de los trabajadores. El sindicato contrata los servicios de diversas empresas: Seguridad de eventos, cátering, sanatorios privados, financieras, hoteles, etc. todas, presumiblemente propiedad del clan Moyano. El sindicato paga por los servicios a esas empresas y los Moyano alzan así con una fortuna incalculable.

Cristina y La Cámpora en defensa del camionero

Por medio de un comunicado de prensa difundido por las redes sociales, la agrupación liderada por el hijo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, defendió a los dos sindicalistas (publicados en este medio) ‘perseguidos’ por la justicia: Víctor Santa María y Hugo Moyano.

“APRETAR PARA PRECARIZAR

Disfrazándola de “investigación periodística”, el Gobierno ha puesto en marcha una campaña de difamación contra dirigentes sindicales que consiste en “filtraciones” selectivas de datos que provienen del Régimen de Sinceramiento Fiscal impulsado por la propia administración macrista a mediados de 2016, y del que participaron, entre otras, personas muy allegadas al propio Presidente, como su hermano Gianfranco y su amigo Nicolás Caputo.

Con el objetivo de intentar doblegar a aquellos dirigentes que presenten algún signo de resistencia a las políticas de ajuste contra la clase trabajadora, Mauricio Macri ha dado la orden de impulsar una serie de aprietes públicos contra referentes sindicales, recurriendo a la publicación de datos que, por definición, no pueden hacerse públicos.Tal como ocurrió con el dirigente Víctor Santa María durante el fin de semana, ahora le tocó a la familia Moyano: en su edición de hoy, el diario La Nación publicó un “informe” (sic) de la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre las cuentas que abrieron los hijos de Liliana Zulet, esposa de Hugo Moyano, para ingresar al Régimen de Sinceramiento FIscal. También dieron a conocer el contenido de las mismas, y bienes que han sido debidamente incluidos en sus respectivas Declaraciones Juradas (lo cual no constituye delito alguno, pero en aras de difamar a la gente todo suma).Para que no queden dudas de los objetivos que persigue el Gobierno a través de esta campaña, uno de los más calificados voceros mediáticos del oficialismo, el periodista Joaquín Morales Solá, se encargó ayer de despejar cualquier tipo de duda en su columna del mismo diario La Nación, escribiendo que “Solo la tardía acción judicial contra algunos dirigentes sindicales podría serenar el ímpetu sindical en materia de aumentos salariales”.El brutal ajuste que quieren instalar no se logra sin represión y disciplinamiento. Por eso ejecutaron una cacería hacia dirigentes opositores haciendo un uso ilegal y arbitrario de la prisión preventiva. Ahora pretenden emplear los mismos métodos con la dirigencia sindical en la antesala de la discusión por la flexibilización laboral”, finaliza el comuncado.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.