FOTOS: JONATHAN GIAÑEZ. SOBREVIVIENTE DEL ACCIDENTE FATAL EN LA RUTA 3. “LOS BOLIVIANOS JUEGAN AL FÚTBOL EN LAS CHACRAS, SE EMBORRACHAN Y ASÍ SALEN A LAS RUTAS SIN IMPORTARLES NADA”

JONATHAN GIAÑEZ. SOBREVIVIENTE DEL ACCIDENTE FATAL EN LA RUTA 3. “LOS BOLIVIANOS JUEGAN AL FÚTBOL EN LAS CHACRAS, SE EMBORRACHAN Y ASÍ SALEN A LAS RUTAS SIN IMPORTARLES NADA”

Que quede claro, lo que usted va a leer está lejos de ser un manifiesto xenofóbico. Simplemente es el relato de alguien que salvó su vida de milagro cuando un integrante de la comunidad boliviana que conducía borracho, pasó por encima de un Citroën 3CV matando a su conductor y se incrustó contra su camioneta. Jonathan Giañez que viajaba en una camioneta Fiat Strada Adventure puede contar el cuento “porque tenía el cinturón puesto”. Con fractura de fémur y una larga recuperación, el joven señala que “los bolivianos organizan partidos de futbol en las chacras, se emborrachan y salen así a la ruta sin importarles nada”.
Lo que dice el joven, que está internado en el Hospital local es algo que señalan oyentes de LU15 desde hace tiempo. La presencia de vehículos que salen de las chacras, sin luces, circulando erráticamente y poniendo en peligro a todos. Todo ello coincide con los encuentros deportivos de la colectividad donde el alcohol está siempre presente.
Adrián Martínez Loza circulaba en una Toyota Hilux, por la ruta 3 a la altura del acceso a la Estancia San Andrés, a unos 25 km de Viedma. En dirección contraria y a marcha lenta circulaba un Citroën 3CV conducido por Eduardo Carrasco. Un poco más atrás venía la Strada de Giañez, que viajaba con su esposa.
Por causas que se investigan, el vehículo mayor se cruzó de carril, aplastó el vehículo de Carrasco, matándolo en el acto y sigo su marcha hasta chocar con la camioneta de Giañez.
Desde su cama del hospital y mientras aguarda la prótesis que necesita para su pierna (“va a llegar los primeros días de enero”), el joven de 25 años, siente que salvó su vida por un milagro. “Mi señora tuvo algunos golpes pero por suerte salió ilesa. Yo tuvo cortes por todos lados y me quebré el fémur. Ahora estoy internado en el hospital” contó en dialogo con Patricio Darío, en la mañana de LU15.
“Yo hace cuatro meses que me fui a vivir a General Roca y volvía a pasar las fiestas con mi familia en San Javier. Llegué a las 18, después fui a visitar a mi suegra a la chacra. Precisamente el muchacho de la Toyota Hilux que nos chocó vive a 200 metros de mi suegra. A las 21 salí para Viedma porque iba a comer con mi padrino. Viajaba detrás de un Citroën 3CV, enfrente del acceso a la estancia San Andrés. Yo no lo podía pasar porque venía la Toyota de frente. Nosotros íbamos a 70 km/h” recuerda Jonathan.
Y luego, todo pasó de improviso. “Vino la camioneta (se cruzó de carril) chocó al Citroën, lo pasó por arriba y después chocó conmigo. Mirando fotos de cómo quedó mi camioneta entendí que estoy vivo gracias a dios”
La voz se le quiebra por el dolor, pero no duda al denunciar una verdad que hasta ahora es un secreto a voces. “Los domingos la colectividad boliviana hace eventos de futbol en sus chacras del IDEVI, y eso está perfecto. Yo mismo he ido a jugar. Pero después hay consumo de alcohol, se emborrachan y salen a la ruta sin importarle nada. Esto no es algo nuevo, En otras oportunidades me pasó que me encontré muchachos cruzando de lado a lado la ruta. Alguien tendría que controlar estos eventos o por lo menos, los que van a jugar que tengan conciencia que si toman pueden matar a una persona” señala Jonathan Giañez.
El hombre no solo salió perjudicado físicamente. La destrucción del vehículo con el que trabaja y se gana la vida, lo pone en una situación económica difícil. “Yo soy viajante. Ando por la ruta 22, las rutas más bravas y justo me viene a pasar esto acá. Vamos a iniciar acciones legales, porque alguien tiene que pagar los daños ocasionados. Parece que el seguro de él no se hace cargo porque estaba en estado de ebriedad” cuenta con amargura.
Al final de la charla se toma un momento para decir que “me salvó la vida el uso del cinturón de seguridad. No hay que olvidarse de ponérselo”

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.