EMPRESAS DE ENERGÍA EN EL CENTRO DE LAS CRITICAS POR BRINDAR MAL SERVICIO. DEL “FIAT LUX” A LA TERCERA LEY DE NEWTON

EMPRESAS DE ENERGÍA EN EL CENTRO DE LAS CRITICAS POR BRINDAR MAL SERVICIO. DEL “FIAT LUX” A LA TERCERA LEY DE NEWTON

Tercera Ley de Newton: “por cada acción hay una reacción igual u opuesta”. O sea, dicho en criollo: por cada bajón de tensión vendrá una sobrecarga de energía que te quemará hasta las luces del arbolito. En este caso nos referimos a la Primera Ley de Edersa.
Debe haber una explicación técnica que se fundamente en la lógica: rotura de cableado, fallas en los generadores, exceso de peso de los loros sobre, las líneas de baja, media, alta y recontra alta tensión, razones meteorológicas (las olas, el viento, el frío del mar), etc, etc. Lo cierto es que ninguna excusa o explicación sirve para calmar la calentura provocada por el “golpe de corriente” que quema electrodomésticos, equipos fundamentales para el funcionamiento de una radio e incluso, aparatos de utilización médica, como se ha registrado en algún momento dado.
La factura de la luz es un grano en el c…uello difícil de soportar. Hoy cuesta pagar el servicio (aumenta 45% desde marzo) es por eso que los sufridos usuarios quieren que por lo menos le brinden un servicio acorde al “ojo de la cara” que tienen que entregar cada mes a la empresa que vende la energía. El sufrido usuario no pide nada raro: que con su aporte hagan inversiones para mejorar los tendidos eléctricos, que inviertan en mejorar los generadores, que el servicio sea confiable y estable las 24 horas y que no tenga altibajos como los que habitualmente quitan la calma de todos.
Nadie es tan iluso de pensar que Edersa, Edenor, Edesur o cualquier otra empresa, son organismos de beneficencia. Creadas para comerciar con la energía, es entendible que así lo hagan. Pero lo lógico también es que cuiden al principal socio que tienen: el usuario, el que a apretando los dientes se banca los aumentos desproporcionados porque “las tarifas estaban atrasadas, y las tenemos que subir” un 50, 75, 100%.
Si a ese sufrido contribuyente no le brindas un servicio medianamente decoroso (que no se corte cuando caen dos gotas locas, que no se corte cuando hay un poco de viento, que no se corte si se paran 10 loros sobre los cables, que no se corte si se resfría el lechero de Villa Echenagucia) entonces la ecuación hace agua por todos los costados.
La empresa dirá que en muchos casos, reconocen los daños provocados por altas y bajas de tensión, pero llegar a ese resultado positivo requiere tiempo y esfuerzo (de trámites y demoras) que no muchos están dispuestos a afrontar.
Los creyentes recuerdan que en el Génesis de la Biblia, Dios después de crear los cielos y la tierra dijo “Fiat Lux” o sea “hágase la luz”. Parece ser que las empresas de energía no entendieron bien la frase y dijeron “cóbrese la luz”, eso sí, si se rompe, que lo arregle otro.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.