EMPRESA RIONEGRINA AL BORDE DEL NAUFRAGIO HARINAS S.A.O ENFRENTA UN PANORAMA FINANCIERO INCIERTO. “EN ESTE PAÍS TE CASTIGAN POR INVERTIR Y TRABAJAR” DICE SU DUEÑO.


Quebrado por la bronca y la impotencia, Mario Domenes, titular de Harinas SAO dice que “acá te castigan por invertir y trabajar”. La empresa, dedicada a la fabricación de harina de merluza en San Antonio Oeste, tiene 23 empleados trabajando en forma efectiva, otros tantos tercerizados y proyectos en carpeta que permitirían crear 25 puestos de trabajo más. En diálogo con José Repucci, corresponsal de Lu15 Radio Viedma en la zona del Golfo Azul, el empresario admitió que no sabe cuanto tiempo más puede aguantar sin cerrar la fábrica. “La presión contra las PYMES es brutal” señala.
Domenes plantea un negro futuro en donde se combinan los problemas para conseguir materia prima (merluza y sus residuos), la presión tributaria y los costos fijos de producción.
“Harinas SAO está en una situación difícil por los altos costos financieros del gas, la electricidad (con precios en dólares). Nosotros vendíamos con un dólar a 23/ 24 pesos y pagamos el gas con un dólar a 28,50. Todos los servicios lo pagamos en dólares al precio de mercado” graficó
Por ser época de captura de langostinos, el que tiene buen precio de venta en el mercado, es muy difícil conseguir merluzas. La planta ubicada en SAO tiene autorización provincial para procesar esa especia. “Ahora estamos pidiendo una extensión del permiso” señaló el empresario, pero en su voz se notó la amargura de saber que solo es un paliativo, dado que la presión fiscal que tienen estas empresas es tremenda.
“Hace dos años que estamos pasando una situación difícil. Yo creo que otra empresa no hubiera aguantado, como le pasó a la Harinera de Puerto Madryn que no pudo hacer frente a sueldos, cargas sociales. Siento que se la han agarrado con las Pymes . La presión tributaria que hay sobre nosotros es terrible. Yo no se como va a terminar esto. En una provincia pesquera como esta es primordial tener una planta de harina, por el problema del desecho de los pescados. No queremos cerrar como la harinera del Chubut, ni una de las que había en Mar del Plata” manifestó.
Harinas SAO tiene en carpeta proyectos que apuntan a la esperanza, con inversión y apertura de puestos de trabajo. Los mismos han quedado en stand by por la situación financiera que los ahoga. “Íbamos a hacer, además de harina de pescado, aceites y alimentos balanceados, pero hubo que frenar los proyectos. Ya instalamos la planta de Omega3 y quedamos a medio camino con la de alimento balanceado. Para que sepan, la harina que hacemos en San Antonio Oeste solo puede compararse con la del Perú, que es la de mejor calidad en el mundo”.
No baja los brazos. No quiere bajar los brazos. Pero la incertidumbre de una economía errática que arrasa con pequeños y medianos emprendimientos no le deja mucho margen para la ilusión. Mario Domenes es un empresario, de tantos, que reclama urgentes soluciones sin dejarse vencer por la desesperanza.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.