EL SUPERMIERCOLES SERA UN DIA “BISAGRA”


El miércoles será un día “bisagra”. La sociedad argentina no será la mismo a partir de esa fecha. El voto por la aprobación o no del aborto legal (independientemente del resultado) romperá estructuras, separará las aguas, enfrentará amigos y ya nada será igual. El bien y el mal, las ideologías enfrentadas, discursos y panfletos, convicciones firmes o “sostenida con alfileres”. Lo cierto es, que este debate que separa, no merecía la urgencia que pretenden los ultra radicalizados verdes ni la morosidad y el “dejar pasar” que alientan los ultramontanos. Alguien impulsó la agenda diaria, y la gran mayoría de la población no sabe, ni tiene ganas de opinar sobre un tema que le es muy lejano.
La población, los organizadores de marchas que ya cansan, tienen vos para el pataleo, la agresión verbal y la siembra de violencia. Pero no tienen voto. Levantar la mano y opinar con fuerza de ley solo pueden hacerlo unos pocos elegidos, en las distintas cámaras legislativas.
Río Negro (a través de sus representantes) ya eligió: es un voto a voces, un voto cantado. Si fuera por los rionegrinos, la ley de legalización “sale por un tubo”. Miguel Pichetto (bloque Argentina Federal) Silvina Garcia Larraburu (FpV) y Magdalena Odarda (RIO) son pro-abortistas y así lo manifestaron. El miércoles levantarán la mano que convertir en ley el proyecto más rupturista y más “formagrieta” de los últimos tiempos.
Hacer futurismo político es una de las actividades más riesgosas porque en esa casta de privilegiados hay de todo menos lógica y sentido común, Hoy, dicen los analistas, las fuerzas están 36 a 32 con alguna abstención y algún dudoso. Todo a favor de la negativa.
Si los “celestes” comienzan a festejar anticipadamente pueden equivocarse. Aun nada está definido y una reflexión de último momento puede cambiar voluntades para uno y otro lado.
¿Quién marca la “agenda cotidiana”?, ¿Quién dice “hay que debatir el aborto/ la eutanasia/la pena de muerte”? ¿Quién impulsa la “necesidad y urgencia” para que esos temas pasen a ser tan trascendentes que hagan olvidar la necesidad de búsqueda de trabajo, entre otros temas, mas importantes, mas urgentes y de vida o muerte, real?
Da la sensación que un gran “titiritero”, un “Gran Hermano” a lo Orwell, digita lo que debemos pensar y cuando hacerlo para que nos desviemos de temas que son personales e íntimos. ¿Es mas importante el aborto/la pena de muerte que el hombre que camina las calles buscando trabajo y no lo encuentra? Y no nos digan que son dos cosas distintas porque, en resumen, estamos hablando de lo mismo: de vida o muerte.
Los que se rasgan las vestiduras, verdes o celestes, deben saber que al ciudadano común, a la grandísima mayoría no les interesa la militancia a favor o en contra. Tienen otras preocupaciones para atender. Y a pesar de marchas multitudinarias que llenan las pantallas interesadas (que toman partido y forman opinión) no dejan de ser un número menor en el contexto poblacional.
¿Porqué no hacer un plebiscito para saber la opinión de las mayorías? Tal vez porque el resultado de esa encuesta no se ajustaría a lo que piensan y necesitan los que escriben la agenda cotidiana.
El miércoles será un día “bisagra”. El deseo es que el jueves tengamos un país para seguir queriendo y proyectando. Los que solo entienden de violencia, prometen incendiarlo, si el voto le sale en contra. “Vox populi, vos dei” dice la frase en latín. Lo cierto es que la voz del pueblo hoy son las redes sociales y allí se mezclan amenazas de uno y otro lado que hacen temer en lo que vendrá.
Sería bueno pedir calma, reflexión, sentido común, entendimiento, pero lamentablemente a esos atributos ya los condenaron y le dieron pena de muerte. Una verdadera lástima.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.