El ARA San Juan está preparado para estar 70 días sumergido bajo el mar


Mientras las extremas condiciones climáticas dificultan enormemente la búsqueda del submarino argentino perdido, el tiempo pasa y las esperanzas se ponen a prueba. Pero un experto de la Armada trae tranquilidad.

En declaraciones efectuadas al periodista Gustavo Silvestre, el vicealmirante retirado de la Armada, Antonio Mozzarelli, indicó que el ARA San Juan “es un submarino oceánico. Está diseñado para operar normalmente hasta 70 días continuados en inmersión y con sobrecarga de combustible hasta un máximo de 90 días. Para la operación que estaba realizando, que entiendo que iba a durar 10 a 12 días, con toda seguridad embarcaron víveres suficientes y probablemente en exceso, para unos 15 días o una semana más. En cuanto al oxígeno y el anhídrido carbónico, el submarino tiene bancos de oxígeno medicinal a bordo para restituir el oxígeno consumido por los seres humanos y unas cápsulas de cal soda para fijar el anhídrido carbónico de manera que durante su capacidad de permanencia en el mar el buque puede mantener los niveles de oxígeno y anhídrido carbónico para la respiración humana”.

Mozzarelli comentó además que estos submarinos “están diseñados para navegar permanentemente en inmersión. De manera que cuando pueden, navegan en inmersión, porque inclusive navegan a más velocidad, con independencia del oleaje, y el personal está mucho más cómodo adentro que navegando en superficie”.

Consultado por el periodista sobre cuál es su hipótesis sobre lo que está pasando, dijo que “algo ocurre que le ha impedido al submarino tomar otras medidas como para salir a superficie o mandar señales más concretas que pudieran alertar a los que lo estamos buscando para facilitar su localización. Eso es llamativo y es la razón por la cual se están haciendo los preparativos que incluyen el submarino de rescate norteamericano”.

(Gustavo Silvestre .com)

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.