La comisión de Planificación, Asuntos Económicos y Turismo dio dictamen favorable a un proyecto de ley que establece la prohibición de dejar animales sueltos o abandonados en la vía pública. La iniciativa fue presentada por los legisladores Jorge Ocampos y Daniela Agostino (AFPIR).
El texto del articulado define animales sueltos, al ganado menor y/o mayor, animales de granja, y animales domésticos, en todos los casos en libertad o sin custodia.

Por otra parte interpreta por vía pública las rutas, caminos vecinales y calles públicas del territorio de la provincia, abarcando tanto la franja de tránsito vehicular como la zona del camino y sus laterales.

Propone que “constatada la infracción por la autoridad policial -que estaría a cargo de la aplicación de la norma-, los animales sueltos en la vía pública serán capturados y transportados al lugar que se designe para su depósito transitorio, donde deben permanecer hasta su retiro por parte del propietario, poseedor o guardador, o por el adquiriente en venta pública”.

La iniciativa prevé multas y arrestos a los infractores (en caso de reincidencia) y el decomiso de los animales. También prevé que en caso de no poder identificar su procedencia y no fueran reclamados, podrán ser vendidos en subasta pública, sacrificados, o donados a escuelas, hospitales o entidades de bien público para su uso o consumo, previa intervención del organismo de Sanidad Animal.

Ocampos y Agostino, al fundamentar el proyecto, apuntan que “la pérdida de vidas o de capacidades físicas de personas, producto de siniestros en la vía pública revelan cifras de tal envergadura que han llevado a muchos países a la necesidad de instalar el tema de la Seguridad Vial como una auténtica política de Estado”.

Según el Informe sobre el Estado de la Seguridad Vial en las Américas de la Organización Panamericana de la Salud, citado por los autores, indica que los accidentes causados por animales sueltos en la vía pública “es una de las primeras causas de mortalidad en la Región, principalmente en el grupo de 5 a 44 años, y responsable anualmente de más de 142.000 muertes y un número estimado de lesionados de más de 5 millones”.

Entre otros argumentos concluyen los parlamentarios que “hace años que en materia de Seguridad Vial se ha superado la falsa dicotomía de “educación o sanción. Hoy los especialistas no dudan en plantear que no se trata de una u otra, sino de la conjunción de ambas: educación más sanción.”