Desbaratan poderosa banda de los “medicamentos truchos”


La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) desarticuló una peligrosa organización criminal dedicada a ingresar ilegalmente medicamentos al país, adulterar fechas de vencimiento y troqueles, evadir al fisco, atentar contra la salud pública y defraudar al Estado con maniobras ilegales a través de recetas apócrifas.

Para ello, se realizaron 22 allanamientos en las provincias de Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero y Buenos Aires, en los cuales se detuvo a los siete integrantes de esta banda, todos argentinos y mayores de edad, y se secuestró una millonaria suma de dinero, un potente arsenal, municiones de diversos calibre, varios vehículos de alta gama y miles de troqueles con medicamentos.

Luego de tres meses y medio de investigación, y como resultado de las tareas de campo y escuchas telefónicas, el personal policial aeroportuario pudo determinar su estructura organizacional y modalidad de funcionamiento, la cual introducía de manera ilegal fármacos al país, principalmente desde Chile, modificando sus fechas de vencimientos con la intención de obtener grandes ganancias a través de la afectación de la salud pública y la evasión fiscal. Para cometer estos actos ilícitos, poseían un sistema logístico que  proveía de la materia prima y posterior ubicación de los medicamentos, encontrándose involucradas personas, farmacias y droguerías ubicadas en las provincias mencionadas.

Como resultado del megaoperativo, la PSA incautó 2.589.572 pesos; 4.717 dólares; cheques por un valor mayor a 1.500.000 pesos; 27 vehículos (algunos de alta gama, los cuales eran utilizados como forma de pago en las transacciones ilegales); 22 armas de fuego; municiones varias; y más de 20.000 troqueles con medicamentos.

Los detenidos quedaron incomunicados y, junto a los elementos secuestrados, a disposición del Juzgado Federal N° 1 de Córdoba, a cargo de Ricardo Bustos Fierro.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.