Denuncian al ministro Dujovne por evasión fiscal


El máximo responsable de combatir la evasión fiscal fue un gran evasor hasta hace muy poco. Por los montos en cuestión, si Nicolás Dujovne no se acogía a la amnistía podría haber ido preso. Hasta hoy era un secreto. “Soy víctima de una banda que vende información confidencial”, dice. De esta manera, la revista NOTICIAS presentó el caso del Ministro de Hacienda quien, evitó hacer declaraciones sobre la denuncia.

El director de NOTICIAS, Edi Zunino amplió: “La inflación es altísima”, reveló (¿?) el ministro Nicolás Dujovne. Y queda claro que ya ni el él mismo se cree la meta replanteada del 15% anual. “No es una proyección, ojo, es un objetivo”, relativizó sus propias proyecciones. “Pero el BCRA cuenta con todas las herramientas para combatirla, cuenta con todo nuestro apoyo…, con el apoyo del Presidente”, aseguró. Menos mal. Aunque por ahora no alcanza, parece. “Queremos bajarla para siempre”, dijo, en coincidencia de los deseos de todos. Son importantes los buenos deseos de un ministro. Claro que sí. “Salimos de la ficción del pasado”, redundó. Y volvió a colocar la zanahoria en lo que hasta hoy aparenta ser la ficción del futuro.

Por esos andariveles transcurrió la entrevista que le hizo Eduardo Feinmann en su espacio televisivo. Fue la segunda vez que el ministro se sometió a la inquisitoria (¿?) periodística. La primera, por la mañana, en acotada conferencia de prensa. Ni un solo periodista le preguntó nada de nada, ni a la mañana ni a la tarde-noche, sobre su condición de evasor-blanqueador. En media hora de entrevista, en el caso de Feinmann, ni siquiera la pregunta para salir del paso con elegancia. Algo tipo:

—Ministro, ¿usted se acogió al blanqueo?

—Mire, la ley me impide hablar sobre el secreto fiscal — y mantirulirulá.

Hablemos del periodismo entonces. Ya escribí sobre los vergonzantes silencios de la mañana en el Palacio de Hacienda. ¿Dujovne le puso como condición a Feinmann evadir el tema, ya que de evasión hablamos? El problema sería que, llegado el caso, él y su equipo lo hubiesen aceptado sin chistar. No estamos hablando de una tapita de NOTICIAS. Estamos hablando de haber puesto la lucha contra la evasión en manos de alguien que conoce como pocos el asunto, pero del lado de adentro. Hablamos de “salud republicana”, de “fortaleza y transparencia institucional”, del currículum de quienes asumen la función de garantizarlas. Hablamos de qué cambia “Cambiemos”. ¿Figuritas?

Le tengo un particular aprecio a Eduardo Feinmann. Ha sido un caballero, solidario y hasta cariñosamente amistoso conmigo. Pero él y yo sabemos que ningún periodista profesional deja de hablar del tema del día porque se le chispoteó. Y que hay silencios muchísimo más significativos que las palabras. Roberto Marinho, fundador de la poderosa cadena brasileña O Globo, cobró fama por una frase de entrecasa: “O Globo se hizo grande por lo que publicó, pero sobre todo por lo que dejó de publicar”.

“Dujovne volvió a evadir-blanquear dos veces hoy. Evadió la verdad. Blanqueó su imagen. Seguro estará muy agradecido con quienes le hicieron el favor de ayudarlo, caballerosamente”, sentenció Zunino.

 

fuente: http://agendaeconomica.com.ar


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.