Continúa el juicio por homicidio en Cinco Saltos


Se llevó adelante hoy la segunda audiencia por el homicidio de Daniel Antonio Castillo, que ocurrió el 7 de febrero de 2015 en Cinco Saltos. La causa tiene tres imputados: Oscar Fuentes, Carlos Fuentes y Lucas González, todos con prisión preventiva.

En una primera etapa se presentaron a declarar tres testigos, propuestos por el defensor particular Ricardo Mendaña.

Los tres hombres que declararon ante el tribunal de la Cámara Primera en lo Criminal de Cipolletti aseguraron que, en la noche del viernes 6 de febrero de 2015, compartieron un asado con Carlos Fuentes. Dijeron que estuvieron en la casa de uno de ellos hasta cerca de las 2 de la madrugada del sábado 7 de febrero.

Los cuatro comensales – el imputado Carlos Fuentes incluido – tenían como actividad recreativa las carreras de perros galgos. Justamente el domingo 8, uno de los que participó del asado había organizado una carrera en un canódromo de la zona. El perro de Fuentes participó en una de esas carreras. Uno de los comensales aseguró ante el tribunal que el lunes siguiente llamó por teléfono a Fuentes y, cómo éste no le contestó, lo fue a buscar a la casa y encontró la manzana rodeada por la Policía.

Los testigos coincidieron en que el viernes a la noche comieron asado, bebieron dos cervezas y un vino, jugaron a las cartas, hablaron de las carreras de perros y se retiraron de la reunión cerca de las 2 de la madrugada.

Luego de estos tres testimonios el tribunal dispuso un cuarto intermedio. Cerca del mediodía se retomó la audiencia y declararon dos testigos de identidad reservada. A pesar de que la sala de audiencias quedó cerrada para el público, la identidad se develó ante las partes y el tribunal.

Finalmente declaró un tercer testigo que era menor al momento de la investigación.

El tribunal de la Cámara Primera en lo Criminal está presidido por la jueza Alejandra Berenguer e integrado por los vocales Julio Sueldo y Álvaro Meynet. El fiscal de cámara subrogante es Martín Pezzetta.

El lunes, en la primera jornada, los imputados aportaron sus datos personales pero se abstuvieron de declarar. Posteriormente se presentó como testigo Juan Antonio Castillo, el padre de la víctima, a quién también lo habrían amenazado después del homicidio de su hijo.

Luego declararon tres mujeres del entorno familiar y dos compañeros de trabajo de Oscar Fuentes.

Se les atribuye a los procesados el siguiente hecho:

“Ocurrido en la ciudad de Cinco Saltos, en fecha 07 de febrero de 2015, siendo aproximadamente la 01:00 horas, oportunidad en que de acuerdo a un plan previo entre los encartados Oscar Fuentes, Carlos Fuentes y Lucas González, se apersonaron en el domicilio ubicado en calle Sargento Cabral 1228, a bordo de un automóvil marca Corsa color rojo, del cual descendieron Fuentes Oscar y Lucas González, y quienes al tocar el timbre hacen egresar del domicilio a Daniel Antonio Castillo, aprovechando tal circunstancia el imputado Fuentes Oscar, le efectuó cuatro disparos al occiso Castillo con un arma de fuego calibre 45, la cual portaba sin autorización legal, lo que ocasionó la muerte en forma inmediata a la víctima, al tiempo que González colaboró haciendo de campana, para asegurar el resultado. Asimismo Oscar Fuentes, al retirarse de la vivienda, amenazó a Juan Antonio Castillo, manifestándole “más vale que no me denuncies, te vamos a matar a toda tu familia, tu mujer, hijos y nietos”, para luego huir con la colaboración de Carlos Fuentes, en el automóvil corsa rojo, en el cual los aguardaba”.

Las calificaciones legales son las siguientes:

Carlos Fuentes y Lucas González están acusados de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas calificado por el uso de arma de fuego”.

Oscar Fabián Fuentes está acusado de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas calificado por el uso de arma de fuego en concurso real con portación ilegitima de arma de fuego”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.