Condenaron a 11 años de prisión efectiva al autor del homicidio sucedido en el Hipódromo de Viedma


La Sala A de la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción con asiento en Viedma integrada por los Jueces Carlos Reussi, como presidente; Daniela Zágari y Marcelo Chironi, como vocales resolvió condenar a Osvaldo Gregorio Luna- actualmente alojado en el Complejo Penal de Viedma- a la pena de 11 años de prisión efectiva, por considerarlo autor material y penalmente responsable del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” (arts. 79 en función del art. 41 bis del C. Penal y arts. 498 y 499 del C.P.P.). Hoy se realizó la lectura de la sentencia en presencia de familiares de Luna y de su abogado defensor.
Oportunamente se llevaron a cabo cuatro audiencias de debate oral y público, los días 16 y 24 de agosto y 1 y 15 de septiembre, con la presencia de los Jueces; del Fiscal de Cámara, Hernán Trejo; del imputado Osvaldo Gregorio Luna y de su defensor particular, Armando Salazar. En dichas oportunidades el imputado Luna brindó su versión de los hechos y prestaron declaración varios testigos ofrecidos por las partes.
A Luna se le atribuye el siguiente hecho: “el día 31 de diciembre de 2014, siendo aproximadamente las 09.00 horas, en la ciudad de Viedma, junto al sector de caballerizas (box) del Hipódromo de esta Capital (…) oportunidad en la que el incoado Osvaldo Gregorio Luna le efectúo un disparo de arma de fuego al cuerpo de Oscar Eduardo Sosa, produciéndole un orificio redondeado de 0.9 milímetros ubicado en la región anterior derecha del tórax, a 5 centímetro por debajo de la clavícula y a 8 centímetros de la axila, causándole a este la muerte, por shock hipovolémico como consecuencia de la herida por proyectil de arma de fuego”.
Luego de finalizada la etapa probatoria se continuaron los alegatos siendo el primero el del Fiscal de Cámara quien entendió que se hallaba debidamente acreditado el hecho y la responsabilidad de Luna en el mismo, habiendo el propio imputado reconocido su accionar, confirmado ello por las testimoniales oídas en el juicio.
Agregó que: “se trata de un homicidio simple sin ningún tipo de atenuantes, no habiendo legítima defensa ni exceso de ella, constituyendo un agravante la utilización del arma de fuego. Califica el hecho dentro de la figura de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (arts. 79 y 49 bis del CP) y solicita que se le imponga a Luna la pena de doce (12) años de prisión”.
Por su parte el Defensor entendió que hubo legítima defensa por parte de Luna, que hubo racionalidad del medio empleado y una agresión ilegítima por parte de Sosa hacia Luna quien temió por su vida y se defendió. Solicitó la absolución del procesado por considerar que obró en legítima defensa y peticionó que se encuadre su accionar como exceso en la legítima defensa en virtud de haber sido agredido innecesariamente en ese lugar por Sosa.
En tal sentido, el Tribunal afirmó en su sentencia: “el prolijo estudio de los elementos de convicción que conforman el plexo probatorio en este juicio permite concluir que el evento ha sido plenamente acreditado en los términos y con los alcances referidos por la Fiscalía, alcanzando la certeza requerida en este estadio procesal (…) ”. Continuó: “Si bien con distintas posturas por parte de la Fiscalía y la Defensa lo cierto es que el propio encartado ha reconocido en su declaración indagatoria ser el autor del hecho y que el mismo aconteció en las circunstancias personales, de tiempo y lugar reseñadas en la requisitoria de elevación a juicio”.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.