CON LAGRIMAS EN LOS OJOS, POLICÍAS DETUVIERON A UN REVOLTOSO


CON LAGRIMAS EN LOS OJOS, POLICÍAS DETUVIERON A UN REVOLTOSO

La vida, a veces, parece un capítulo de comedia televisiva, donde todo lo que puede salir mal, terminará así. Si no tuviese un contenido dramático, lo que sucedió anoche en un barrio de Bahía Blanca, bien podría ser un episodio cómico con todos los ingredientes: un individuo agresivo, familiares que llaman al patrullero porque no pueden contenerlo, arresto del sospechoso y lágrimas de todos (familiares, detenido y policías) porque el padre del tipo arrojó gas pimienta al aire, de manera indiscriminada y sin motivo.
El momento casi de comedia se vivió en Río Atuel al 1200 de Bahía Blanca. Según LaBrujula24.com “los hechos iniciaron temprano, con un hijo que, presuntamente por producto de los efectos de la droga y el alcohol, se dedicó a patearle la puerta de ingreso e insultar a viva voz a sus padres, incluso arrojando cosas”. Los progenitores, sin ganas de confrontar, “y temiendo por su salud (la madre tuvo una crisis de nervios por esto), llamaron en un par de ocasiones al 911, pero a la llegada de la policía, su hijo siempre lograba escapar instantes antes… aunque la tercera fue la vencida”
Señala el sitio web que “sobre las 23:30, dos móviles arribaron al lugar, dieron con el sujeto, y en un hecho que se intenta esclarecer, el padre de familia también salió a confrontar, envase de gas pimienta en mano. “Con intención, o con poco cálculo del viento, lo cierto es que todos (policías incluidos) fueron salpicados por el gas” y terminaron llorando como actores de telenovela turca.
Con lágrimas en los ojos, padre, hijo y policías fueron hasta la comisaría 5ta donde quedaron demorados. No fue un día para la emoción, pero sí para el llanto fácil. Como dijo la filósofa de las lentejuelas, la gran Moria “si querés llorar…llorá”.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.