Carlitos Páez Vilaró llega al Centro Cultural con su charla “Actitud”


Uno de los sobrevivientes de la tragedia aérea de la Cordillera de Los Andes ocurrida en 1972, Carlitos Paez Vilaró, se presentará el próximo jueves 23, a las 21.30, en Sala Mayor del Centro Municipal de Cultura.

En esta ocasión, Carlitos brindará una charla motivacional denominada “Actitud, no hay nada Imposible para el que se atreve”, relatando la capacidad de salir adelante del ser humano, a través de anécdotas y recuerdos de sobrevivencia.

La fe, la pasión, el trabajo en equipo y la actitud, fueron clave en el desenlace de la historia más increíble de supervivencia que el mundo ha presenciado hasta el momento.

Vilaró nació en Montevideo, Uruguay, el 31 de octubre de 1953. El 13 de octubre de 1972, cuando tenía 18 años, emprendió un viaje a Chile, en dónde el avión en el que viajaba Carlitos, junto con otros 44 pasajeros, se estrelló en el medio de la Cordillera de Los Andes a 4200 metros de altura. Tras 10 días de búsquedas inútiles, en un lugar donde según señalaban los expertos era imposible sobrevivir, las autoridades decidieron suspender los esfuerzos y aceptar el peor final. 72 días después, cuando sus compañeros, Nando Parrado y Roberto Canessa atravesaron los Andes en busca de ayuda, el mundo se enteró de que 16 personas habian sobrevivido.

Hoy, más de 40 años después, Carlitos tiene dos hijos: María Elena de los Andes “Gochi” y Carlos Diego, y cinco nietos: Justina, Mía, Violeta, Juan Justo y Alexis.

Es técnico Agropecuario recibido en la Universidad del Trabajo del Uruguay; desarrolló esa actividad durante 10 años.

En 1992 ingresó en la actividad publicitaria formando parte del equipo creativo de Nivel / Publicis. Fundó su propia agencia, Rating Publicidad y fue director de Bates Uruguay Publicidad.

En la actualidad dirige su empresa de Consultoría en Comunicación y Relaciones Públicas, al mismo tiempo que desarrolla, desde el año 2002, una intensa actividad como Conferencista Internacional.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.