CANNABIS MEDICIAL Y AUTOCULTIVO


Al conocer la decisión de la Justicia Federal de Viedma, que autorizó a
la familia de un niño que padece síndrome de taurette a cultivar
cannabis para poder producir el aceite medicinal con el objetivo de
utilizarla en su tratamiento, la legisladora Daniela Agostino, autora de
un proyecto de Ley que promueve el autocultivo para casos como el
mencionado, manifestó su satisfacción y esperanza de que este fallo
ayude a avanzar en el tema.

“Que la justicia haya escuchado el reclamo de la familia de Joaquín de 7
años y resolviera permitir su tratamiento con aceite derivado del
cannabis, es una decisión cargada de un alto sentido humano, que en sus
efectos concretos permite mejorar la calidad de vida del niño y de su
familia”, expresó Agostino.

La legisladora afirmó que “esto abre aún más las posibilidades de lograr
hacer realidad nuestro proyecto, que como ya hemos mencionado, recoge el
pedido de cientos de familias de nuestra provincia que se acercaron a
plantearnos sus complicaciones legales y económicas para poder acceder
al aceite de cannabis para realizar un tratamiento para las distintas
dolencias de las enfermedades” y mencionó que está demostrada la
eficacia del aceite de cannabis en esos tratamientos.

Finalmente recordó que “existe una iniciativa elaborada en conjunto con
los demás bloques, aprobada en primera vuelta por la Legislatura
rionegrina, mediante la cual adherimos a la Ley nacional Nº 27.350, que
establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica
del uso medicinal de la planta de Cannabis y sus derivados” y aclaró que
en el proyecto que presentó junto a Jorge Ocampos “además de la adhesión
se propone la cobertura integral por parte del Instituto Provincial de
Seguro Social (IPROSS) de los tratamientos alternativos, se autoriza el
autocultivo con fines medicinales y se crea un registro de cultivadores
a los efectos de controlar el mismo”.


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.