Aviones hidrantes trabajan para extinguir definitivamente el incendio en cercanías de Viedma


Por gestiones del Gobierno de la Provincia, dos aviones hidrantes del Sistema Federal de Manejo del Fuego, que estaban afectados al servicio en Zona Andina, sobrevuelan y realizan disparos en los campos incendiados a pocos kilómetros de Viedma.

El director de Defensa Civil de Río Negro, Adrián Iribarren, quien se encuentra presente en el lugar del siniestro, confirmó el arribo y puesta en funciones de las dos aeronaves y explicó que si bien la situación parece controlada, “hasta que no se enfríe todo, no daremos por terminado el incendio. Los Bomberos combatieron el fuego con mucha valentía y no hubo víctimas, sólo daños materiales, como los patios de algunas viviendas”.
El funcionario se refirió a la solidaridad de la población de Viedma, Carmen de Patagones y a los pobladores del baleario El Cóndor, que ayer se acercaron al Cuartel de Bomberos con provisiones y ayuda. “La gente actúa de buena fe y buena voluntad. Los Bomberos tienen previsto su racionamiento, agua y combustible. La gente que está en combate contra el fuego tiene todo previsto. Agradecemos la colaboración y generosidad de la población que se acercó al Cuartel; pero es importante que la gente comprenda que no debe acercarse al fuego en estas situaciones, para eso están los bomberos que cuentan con equipos específicos y cumplimentan los protocolos correspondientes”.
El titular de Defensa Civil relató que “estuve hasta las 3 de la mañana en los campos y hoy a las 5 de la madrugada regresé para continuar con las recorridas. Se trabajó con contrafuegos en la zona del Ya Verán, está el fuego cercado. Hoy realicé un recorrido a todo el perímetro del incendio. Sólo se observa algún foco adentro de los campos, rodeado de campos quemados”.
“Esta mañana arribaron al aeropuerto de Viedma, dos aviones hidrantes del Sistema Federal de Manejo del Fuego, que estaban afectados al servicio en Zona Andina, que salieron a sobrevolar la zona y realizar disparos a los puntos salientes que todavía nos quedan”.
“Si bien la situación está prácticamente controlada, hasta que no se enfría todo, no se puede dar por terminado el incendio, por eso no bajaremos los brazos hasta apagar definitivamente el fuego”, agregó.
Finalmente, Iribarren sostuvo que “iniciamos un verano que será muy caluroso, de baja humedad y mucho combustible, con lo cual es propenso a la propagación de estos siniestros. Hay que limpiar los patios de las casas de campo, para la prevención de los focos de incendio”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.