AUMENTO EL COMBUSTIBLE DOS VECES EN 48 HORAS. A DESEMPOLVAR LAS ALPARGATAS PORQUE SE VIENE EL “PLAN A PATAS NACIONAL”.


Avanza, no se detiene. Su fuerza arrasa con todo. Cada aparición es más tremenda y más salvaje. Su nombre va siempre acompañado de un insulto. Es el mismo fenómeno que juraron y perjuraron que no iba a aplicarse y hoy ahoga a todos los ciudadanos. Atentos, el señor ajuste vino para quedarse y rápidamente está consumiendo la vida económica de los argentinos.
Su presencia es terrible pero los sordos/ciegos/mudos habitantes del gobierno prefieren impulsar mil y una cortina de humo mediáticas antes de reconocer que algunos amigos salen ganando y millones salen perdiendo. Mientras tanto, entre cuadernos y pañuelos, la población sigue desangrándose por temas que, no les son propios, y ni siquiera le interesan.
La prueba de esta sangría económica, es el aumento de precio a los combustibles. Se anunció y concretó una suba durante el fin de semana. Tomemos por ejemplo la nafta súper: el sábado subió a $ 24,77 el litro. Amargura, puteadas y deseos ominosos para las madres del presidente, vice, ministros, empresarios, playeros e incluso del pobre empleado que sirve el café.
Dos a tres días no alcanzan para enfriarse pero el vecino hace lo que puede e intenta seguir viviendo. Miércoles 8 de agosto a las 10. Uno se acerca al surtidor con $ 24,70 en la mano y se cae de culo cuando lee “$ 25,70”. ¿No me cree…? Fíjese en la foto que acompaña esta nota. La nafta, como por arte de magia cotiza casi un peso mas a menos de 48 horas de otro aumento. Tsunami de puteadas a todos, usted y yo incluidos.
Los dueños de estaciones de servicio están asombrados por esta situación: cuando van a comprar un camión de combustible, también tienen que pagar con incremento y ven que no tiene tanta salida como antes. Es que la gente es mas cauta y desempolvó las bicicletas, motos o las zapatillas Pampero viejas: “a caminar que se acaba el mundo”.
“Esto nunca lo vimos” reconoce un empresario del sector, quien también es perjudicado por esta danza de remarcaciones que nadie entiende y nadie justifica.
“El precio de los combustibles venía retrasado” explica, muy suelto de cuerpo, un remedo de ministro que no tiene nada de creíble. Lo que no explica es, quien sale ganando con un ajuste tan feroz y mortal. ¿Será que algún gran empresario afín a la política actual “amarroca los morlacos” (frase del lunfardo)?, porque el pueblo solo acumula lágrimas, broncas y amarguras.
Para ejemplo sobre una imagen. Hay en el país pocas rutas mas transitadas que la nacional 3.Eso era hasta hace un tiempo. Hoy, en comparación es una ruta vacía, con una disminución del 50% en automóviles. ¿Ahorramos más que antes o viajamos menos porque no podemos pagar la nafta?.
Todo es una gran rueda que gira sin cesar. Aumentan el combustible y se vende menos. Eso hace que los vehículos de transporte limiten su transitar pero a la vez se encarecen los fletes que inciden de manera directa en el índice inflacionario.
Dos preguntas: ¿a quien le van a hacer creer (por mas gurú de marketing político que tengan) que la meta es ubicar a la inflación en el 30% anual, cuando eso es lo que aumentó la nafta en dos días?. La otra es, si el FMI nos obliga a cumplir y respetar un número inflacionario ¿esta disparada de los precios va a servir para que Christine Lagarde y sus tropas nos declare la guerra, nos quite los fondos y nos golpee en la cola?
Cuando vimos la pizarra de la estación de servicio, los memoriosos recordamos los aciagos días de la hiperinflación en los que una bolsa de harina, arrancaba la jornada cotizando a 15 pesos, promediaba al mediodía los 25 y cerraba a las 18 horas, con un precio de 30 pesos. No queremos que esa imagen, esa historia, se repita.
Parafraseando a la historia romana podríamos preguntarnos “¿hasta cuando Mauricio, tu gente de economía, seguirá abusando de nuestra paciencia?”


Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquellos mensajes obsenos o agraviantes que pudieran ser escritos pueden ser reportados por los usuarios y sus autores podrán ser inhabilitados para volver a comentar en el futuro.