AMENAZÓ CON LA COLOCACIÓN DE UNA BOMBA EN UNA ESCUELA Y LO CONDENARON A PAGAR LOS GASTOS DEL OPERATIVO DE EMERGENCIA Y EVACUACIÓN

AMENAZÓ CON LA COLOCACIÓN DE UNA BOMBA EN UNA ESCUELA Y LO  CONDENARON A PAGAR LOS GASTOS DEL OPERATIVO DE EMERGENCIA Y EVACUACIÓN

Lo que quiso ser una avivada le salió mal y sirve como ejemplo para tantos que, teléfono en mano, pretenden hacer una intimidación pública y quedar impune del delito. Un juez acaba de condenar a un joven (de 17 años al momento del ilícito) que llamó al colegio Liceo Franco Argentino de Buenos Aires para anunciar la colocación de una bomba. En ese establecimiento cursa estudios Antonia, hija del presidente Macri. La justicia lo condenó a pagar los gastos del operativo de emergencia y evacuación, además de seguir pautas de conducta.

El hecho ocurrió en 2017, cuando una oleada de falsas amenazas de bombas se recibían cada mañana en colegios de todo el país y organismos gubernamentales. El matutino Infobae, cuenta al respecto que “hubo un llamado que generó mayor tensión: fue el que alertó sobre un presunto artefacto explosivo en el colegio al que acude la hija menor del presidente Mauricio Macri. La alarma también fue falsa, y el responsable resultó ser un ex  alumno que ahora deberá pagar casi $8 mil por los gastos del operativo de seguridad que instrumentó el Estado por su “broma”.

Así lo determinó el juez federal Sebastián Ramos, quien además dispuso que el joven, a quien el diario identifica como José Matías Detang (hoy de 19 años y ex alumno de establecimiento)” asista a cinco clases en donde se le expliquen las consecuencias de los llamados intimidatorios. Las clases serán en el mismo colegio al que amenazó, en el marco de un proceso de suspensión de juicio a prueba (probation)”

En su resolución, el juez Ramos dispuso que los $8 mil que costó el operativo que generó la falsa amenaza de bomba sean destinados al Hospital Churruca.

La “avivada” del entonces menor de edad consistió en un “llamado alertando sobre una bomba en los casilleros. Personal de seguridad del establecimiento reportó lo sucedido al 911 y de inmediato hubo un despliegue del personal de la comisaría 51 junto a la Brigada de Explosivos de la Policía Federal. Desalojaron el colegio y después de revisar el lugar, se confirmó que la situación estaba fuera de peligro y no había ninguna bomba”

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.