Bariloche.- La Policía de Río Negro, a través de la Unidad Regional III, advierte a la población sobre la existencia de llamados extorsivos, denominados “secuestros virtuales”.

Se trata de una modalidad delictiva en la que vecinos reciben comunicaciones telefónicas desde números desconocidos o sin identificación, en las que solicitan a los damnificados la entrega de dinero en efectivo.

Los estafadores piden información a los vecinos, a quienes les comunican sobre la existencia de un familiar accidentado o secuestrado, aunque nada de ello haya ocurrido.

En la mayoría de los casos, los secuestradores invocan el nombre de alguna autoridad policial para engañar a sus víctimas.

Los delincuentes dedicados a estas prácticas suelen contar con una importante información, aunque en otros casos aprovechan el nerviosismo y desesperación de su víctima, quien sin tomar conciencia, brinda todo tipo de información útil para que el o los malvivientes puedan continuar con su ardid o simulación de secuestro.

Recomendaciones

Ante estos hechos la Policía de Río Negro aconseja cortar la comunicación o bien tratar de tranquilizarse y tomar el control del dialogo para comprobar la veracidad de lo sucedido.

En caso de mantener la comunicación, hay que evitar brindar información sobre horarios personales y de familiares cercanos, hobbies, fechas, datos personales, nombres de familiares, lugares a los que habitualmente asistimos, etc.

No responder encuestas telefónicas o vía E-Mail que impliquen la entrega de datos personales, aunque el que llame se identifique.

Si detectamos que la llamada se realiza desde algún centro de detención, corte la comunicación de inmediato; también hay que cortar cuando los “secuestradores” dicen que tienen cautivo a alguien de la familia e insisten en forma permanente con que uno no corte la comunicación, ya que los secuestradores reales tienen dominio de la situación y llaman cuando ellos quieres, sin condiciones.

Cuando arroje documentación con datos personales al cesto de residuos, asegúrese de destrozar totalmente dichos papeles, caso contrario será una fuente de información útil para el delincuente; éste revisará los residuos de la calle si necesita obtener información.

Si se produjo el secuestro, avise a la Policía.

Si se le da a los supuestos secuestradores el código de una tarjeta telefónica como pago, se recomienda no tirar ni romper la tarjeta; ya que existen posibilidades de rastrear el móvil (teléfono celular) que la utiliza y así llegar al autor del llamado.

Ante una situación similar, comunicarse de inmediato con el teléfono de emergencias: 9 11